13 de enero de 2018 1:01 pm

Obispo anima a asumir tres compromisos para ayudar a los emigrantes

Imagen referencial / Crédito: Pixabay
Imagen referencial / Crédito: Pixabay

El Cardenal Carlos Osoro, Arzobispo de Madrid (España), habló en su carta pastoral sobre la Jornada del Emigrante y Refugiado para animar a los cristianos a asumir tres compromisos en relación con estos hermanos.

El próximo domingo 14 de enero la Iglesia católica celebra la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado, por eso el Cardenal Carlos Osoro, Arzobispo de Madrid (España) aseguró que le “preocupa mucho la triste situación de tantos migrantes y refugiados que están con nosotros”.

“Algo hemos de hacer. No podemos quedarnos con los brazos cruzados quienes hablamos de defensa de la dignidad del ser humano y, sobre todo, los que creemos que todo ser humano está creado a imagen y semejanza de Dios”.

Según explica el Cardenal, en los numerosos encuentros que ha mantenido en sus visitas a las parroquias de la Archidiócesis, o cuando ha celebrado al Misa en la cárcel o en el CIE (Centro de Internamiento de Extranjeros), se encuentra “con la realidad dolorosa del migrante y del refugiado”.

Por eso, con motivo de la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado, el Purpurado anima “a construir la gran familia de los hijos de Dios”.

Para ello propone que el Padrenuestro, “oración y modo de estar en la vida que nos enseñó Jesús y que los cristianos tantas veces rezamos, no sea una oración más, sino que sea un programa de vida de quienes nos sabemos hijos de Dios y, por ello mismo, hermanos de todos los hombres”.

En ese sentido el Cardenal Osoro invita también a asumir tres compromisos:

El primero, pide hacer “unas comunidades cristianas que acogen a quienes más lo necesitan”. Es decir, mirar a los inmigrantes y refugiados y a todos los que padecen “con los ojos de Jesús” y acogerlos dándoles esperanza.

“Tener valentía para decir: ¿qué quieres que haga por ti?”, con un “amor creativo que busca salidas, haciendo todo lo posible para que nadie se aproveche de la vulnerabilidad en la que está”.

Como segunda propuesta, el Cardenal anima a que las comunidades cristianas “protejan la dignidad de todo ser humano”. “Saber proteger a quienes llegan es tarea urgente de los cristianos”, afirma.

El Purpurado recuerda que la fuente última de lo que son derechos humanos tan sólo se encuentra “en el hombre mismo y en Dios su Creador”.

“Estos derechos están presentes en todos, son universales. Son inviolables, pues son inherentes a la persona humana y su dignidad. Y son inalienables, ya que nadie puede privar de ellos a sus semejantes”, subraya el Arzobispo e insiste en que por ello “es urgente que en nuestras comunidades los tutelemos y los protejamos”.

“El derecho a la vida, el derecho a vivir en una familia, el derecho a la propia libertad sin quitársela a otros, el derecho al conocimiento de la verdad, el derecho al trabajo, el derecho a fundar una familia y a educar a los hijos”, apunta.

Por último propone “la promoción y la integración de las persona” y anima a ayudar a quienes llegan  a “realizarse como personas en todas las dimensiones, entre ellas la religiosa”.

“Que sientan y perciban que los acogemos en la Iglesia que es una y que lo de ellos es nuestro, como lo nuestros de ellos”, insiste y precisa que “la migración y la acogida de refugiados siempre es recurso y no obstáculo para el desarrollo de un pueblo”.

El Cardenal recuerda que debe existir “regulación de los flujos migratorios con criterios de equidad y equilibrio”, pero también apela a la “gran generosidad, respetando ese derecho a la reunión de las familias”.

“Promover e integrar se sintetizan en vivir el Evangelio de la solidaridad”, subrayó.

También te puede interesar: 

Etiquetas: España, Cardenal Osoro, Cardenal Carlos Osoro

Comentarios


FacebookTwitterWhatsAppGoogle+Email App