30 de mayo de 2003 - 2:09 PM

“Nunca más la guerra”, exclama el Papa en encuentro con embajador japonés

Redacción ACI Prensa

“Nunca más la guerra”, exclama el Papa en encuentro con embajador japonés

Al recibir al nuevo embajador de Japón ante la Santa Sede, Gunkatsu Kano, el Papa Juan Pablo II recordó las tragedias de Hiroshima y Nagasaki y exclamó nuevamente: “¡Nunca más la guerra!”. Durante el encuentro con el nuevo Embajador, el Pontífice hizo extensivo su saludo al emperador, a la familia imperial, a los líderes gubernamentales y al pueblo japonés y recordó de forma especial a los heridos durante el reciente terremoto.

El Papa destacó “el interés de Japón en servir a la causa de la paz. La situación internacional actual, caracterizada por el resurgir de las tensiones en diversas partes del mundo y por el recrudecimiento de las acciones terroristas, sigue siendo preocupante”. “Sin embargo, esta coyuntura no debe menoscabar las iniciativas de cuantos están comprometidos en la búsqueda de soluciones pacíficas para estos conflictos”, agregó.

“Hay que proseguir –continuó el Santo Padre- con los esfuerzos relativos a la eliminación progresiva, equilibrada y controlada de las armas de destrucción de masas, al igual que en favor de la no-proliferación y el desarme nuclear”.

Juan Pablo II indicó al respecto que corresponde a la comunidad internacional la movilización permanente para que tanto a nivel mundial como regional se tomen medidas adecuadas para prevenir las agresiones potenciales, sin que estas medidas vayan en detrimento de las necesidades básicas de las poblaciones civiles interesadas, que a veces se ven condenadas a la miseria y a la desesperación”.

El Santo Padre dedicó el final de su discurso a la pequeña comunidad católica en Japón y subrayó que la Iglesia prepara a las jóvenes generaciones, “especialmente mediante la educación integral facilitada en las escuelas y universidades, contribuyendo eficazmente a su crecimiento humano, espiritual, moral y civil que les capacite para tomar parte activa en la vida de la nación”.

Por último, mencionó la ayuda prestada por la Iglesia a los muchos emigrantes que llegan a Japón buscando "trabajo, dignidad y esperanza. Al lado de los hombres y mujeres de buena voluntad, quiere luchar contra los fenómenos de discriminación y de exclusión que marginan a los más débiles y socavan las relaciones entre los seres humanos”.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios