Nuevo estudio revela: Embrión humano es autónomo incluso fuera del vientre materno

Por Diego López Marina

Embrión de 7 semanas y embrión de 8 células / Fotos: Dominio Público
Embrión de 7 semanas y embrión de 8 células / Fotos: Dominio Público

NEW HAMPSHIRE, 24 Ene. 17 / 05:29 pm (ACI).- Ana María Dumitru, una candidata de quinto año del Doctorado en Medicina y Filosofía en la Escuela de Medicina Geisel (Estados Unidos), dio a conocer un nuevo estudio que demuestra que los embriones humanos dirigen de manera autónoma su propio desarrollo desde los primeros momentos de su vida, incluso cuando no están en el vientre de sus madres.

Un estudio reciente publicado por Marta N. Shahbazi y colegas del Reino Unido demuestra que esta célula recién formada sabe qué hacer después de la concepción, independientemente de si recibe o no señales de un útero de acogida”, explicó Dumitru.

La articulista detalló que Shahbazi y sus colegas demostraron que un óvulo fertilizado o embrión temprano “es un ser vivo autónomo”.

“Esta pequeña célula, con su contenido genético completo, puede y empieza a dividirse y a crecer, incluso en un plato experimental de una incubadora”.

La doctora contó que Shahbazi y sus colegas descongelaron embriones congelados que fueron donados a su grupo de investigación desde una clínica de fertilización in vitro.  

“Estos embriones crecieron más allá del punto en el que normalmente se implantarían en el revestimiento uterino, utilizando un sistema de cultivo in vitro de su propio diseño. Informaron que estas células pueden organizarse con éxito a pesar de no ser implantado en un útero”.

“Esto significa que, como sospechamos, los embriones saben lo que se supone que deben hacer para vivir, independientemente de si se encuentra en el vientre de su madre o no”, agregó.  

Dumitru dijo que la razón por la que el estudio de Shahbazi es tan crítico es “porque no están forzando a estos embriones a dividirse, ni les están dando instrucciones”.

Y que si bien un embrión recién fertilizado “puede no saber si es o no ‘querido’”, lo que sí sabe es “que quiere vivir”.

“De hecho, el embrión tiene dos grandes misiones desde su momento de concepción: una es comenzar a dividirse, y la otra es pasar de la trompa de Falopio de la madre al revestimiento del útero. El embrión necesita implantarse con éxito porque por sí solo apenas tiene suficientes recursos por un número limitado de días, por ello necesita anidarse en el endometrio rico en nutrientes de su madre con el fin de adquirir más alimentos”, aseveró.

La experta añadió que esa es la razón por la cual la mayoría de los medicamentos y “anticonceptivos” funcionan como abortivos, pues “en lugar de impedir que los espermatozoides fertilicen el óvulo, impiden que el embrión se implante correctamente”.

“Sin los nutrientes normalmente proporcionados por la implantación, el embrión morirá. Pero, como Shahbazi y sus colegas han demostrado, si se complementa al embrión con nutrientes, continuará luchando por la vida”, agregó.

“Ya sabíamos que el embrión en desarrollo se comunica con la madre a través de señales y el intercambio de nutrientes en el torrente sanguíneo, pero ahora sabemos que el embrión está programado para la supervivencia desde el primer día”, reiteró la experta.

Al inicio de su artículo, Dumitru se hace la pregunta “¿cuándo comienza la vida?”, y luego explica que la ciencia ya ha respondido a tal pregunta de manera “fuerte y clara”.

“Es muy simple. Toma un óvulo de una mujer y un espermatozoide de un hombre. El esperma penetra el huevo. Y ahora usted tiene una célula con la cantidad completa de material genético necesario para todo lo que un ser humano podría querer hacer”, clarificó.

“Incluso esto puede no ser suficiente para convencer a los escépticos. Hace unos meses, estaba debatiendo las cuestiones de cuándo la vida comienza y la autonomía del embrión temprano con algunos de mis colegas. Me sorprendí al saber que todavía dependen de la consigna de un partido político: ‘al principio, es solo un grupo de células’".

"En el laboratorio donde trabajo, estudiamos la división celular. Como científicos, mis colegas deben admitir que los embriones están compuestos de células vivas, pero no aceptan al embrión como un organismo vivo. Si el embrión temprano es ‘solo un grupo de células’, entonces usted puede justificar el aborto. Por esta lógica, no es un ser autónomo, y definitivamente no es una persona humana todavía. Son slo unas pocas células que crecen en el cuerpo de la madre, por lo que la madre puede elegir deshacerse de esas células si así lo desea”.

Ante las afirmaciones de sus colegas, Dumitru manifestó que “es hora de darse cuenta de la verdad”, debido a que “la ciencia ya ha afirmado lo que desde hace mucho tiempo sospechamos”:

“Podemos llamarlos huevos fertilizados, cigotos, mórulas, blastocistos, productos de la concepción, embriones o fetos, pero eso no cambia la realidad. Y esa realidad es ésta: son seres humanos autónomos desde el principio”, aseguró.

Para leer el artículo completo ingrese AQUÍ.

También te puede interesar: 

Etiquetas: Aborto, Estados Unidos, Embriones humanos, No al Aborto, Ciencia, Células embrionarias, experimento con embriones

Comentarios

El vlog de Giuliana
Fe y ciencia
Sacramentos.FE
Consultorio Familia y Vida

Síguenos:

Libros del padre José Antonio Fortea
Cara a cara con Alejandro Bermúdez