9 de febrero de 2008 - 5:21 PM

"Non placet" de embajador argentino propuesto para el Vaticano obliga a cambios

Redacción ACI Prensa

Alberto Iribarne
Alberto Iribarne

La prensa argentina señaló este jueves que la razón por la cual la Santa Sede no ha dado aún el "Placet" –aceptación oficial– a Alberto Iribarne, un funcionario divorciado y vuelto a casar propuesto como nuevo Embajador de Argentina ante la Santa Sede, podría terminar con la presentación de un nuevo diplomático.

El periodista José Ignacio Lladós del diario La Nación de Buenos Aires, señaló que la falta del placet por parte de la Secretaría de Estado del Vaticano ha generado malestar en el gobierno que lidera Cristina Kirchner y una nueva fuente de tensión con la Iglesia, "justo cuando parecía que la relación se había encauzado" tras la visita que realizó a la Presidenta de la Nación la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal, encabezada por el Cardenal Jorge Mario Bergoglio, y la visita del Secretario de Estado del Vaticano, Cardenal Tarcisio Bertone, señala Lladós.

El Periodista de La Nación explica que la falta del placet es más responsabilidad del gobierno argentino, que ha ignorado que el Vaticano tiene solo dos condicionamientos para aceptar un embajador: que no presente sentimientos antirreligiosos y que no cuente con irregularidades canónicas si se trata de un católico; como se declara Iribarne. Las "irregularidades canónicas" en el caso de Iribarne no se refieren a la condición de divorciado; sino al establecimiento de otra relación marital que le impide el acceso a la Comunión.

Lladós explica que si bien el Estado tiene derecho a designar embajador a la persona que desee, también el Estado que deberá recibirlo tiene el derecho de aceptarlo o no. Por ello, la solución está en entablar consultas previas, cosa que no existió de parte del gobierno argentino.

Por el contrario, la Cancillería argentina elaboró una lista de embajadores divorciados que representan a sus países ante la Santa Sede… pero olvidó considerar que ninguno de ellos es católico, y que por tanto no está sujeto a las leyes canónicas que rigen para los católicos.

"Nadie cuestionó –dice el artículo del matutino– la entereza moral de Iribarne. No se trata de un problema moral, sino de la irregularidad canónica del embajador designado".

El diario Clarín, por su parte, señaló que los kirchneristas más moderados y más conocedores de la Iglesia han confirmado que "no había la más mínima posibilidad de que el Vaticano cambiara su posición", ya que "no hay antecedentes del placet a un embajador católico divorciado en nueva unión, ni con este Papa ni con los anteriores". "Por lo tanto –dice Clarín, citando fuente kirchnerista– si la idea es progresar en la relación con la Santa Sede, la insistencia con Iribarne conlleva el riesgo de profundizar el deterioro".

El diario argentino revela también que "el más parecido al caso Iribarne es el de un nicaragüense separado en nueva unión a quien se le concedió el placet, luego de que se comprobó que estaba avanzado el juicio de nulidad de su matrimonio religioso, y con la condición de que su nueva pareja no podía acompañarlo en actos diplomáticos oficiales. Iribarne no tramita la nulidad de su sacramento matrimonial ni, por cierto, parece dispuesto a aceptar un relegamiento de su actual esposa".

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios