Navidad en Siria: Ni las bombas ni los misiles impedirán su celebración

Por María Ximena Rondón

Celebración de Navidad en Alepo (Siria) / Foto: Facebook Don Bosco Aleppo
Celebración de Navidad en Alepo (Siria) / Foto: Facebook Don Bosco Aleppo

ROMA, 12 Dic. 16 / 02:36 pm (ACI).- La realidad en Alepo (Siria) está marcada por los bombardeos que destruyen, acaban con muchas vidas y obligan finalmente a que la gente deje sus hogares. Sin embargo, eso no impedirá que los cristianos celebren en unos días más la Navidad.

Un sacerdote salesiano originario de Alepo, el P. Pier Jabloyan, explicó a ACI Prensa cómo la gente vive cada día como si fuera el último y sobre el significado de la celebración de la Navidad en una ciudad donde nadie sabe si amanecerá vivo al día siguiente.

“Lo que está sucediendo en la ciudad es un sufrimiento general por la falta de todas las cosas esenciales del hombre como el agua, la electricidad, la gasolina, una vida normal. La gente puede soportar la falta de esas cosas pero lo que no puede soportar es la falta de seguridad. Con esto quiero decir que cada día en todas partes de la ciudad cae continuamente una lluvia de bombas y misiles”, expresó el P. Jabloyan.

Junto con los otros misioneros salesianos que decidieron quedarse en Alepo, el P. Jabloyan continúa realizando su labor pastoral en un oratorio en el que atienden pastoralmente a 750 niños, los ayudan con su educación y con quienes busca “hacer las cosas normales en un tiempo que no es normal y generar un ambiente pacífico”.

“Mientras las bombas caen en el oratorio viven momentos de paz, momentos de catecismo, conocen al Señor Jesús que es el único que es nuestro salvador. Esta es la misión de los salesianos con la gente de Alepo. Somos tantos los religiosos que decidimos quedarnos como los franciscanos, jesuitas, las misioneras de la caridad y tantas congregaciones que están empeñadas en socorrer al máximo posible de gente que sin ayuda no pueden vivir”.

En medio de esta dramática situación, para el P. Jabloyan celebrar la Navidad es una cosa “especial y bellísima”.

“Cuando se habla de la Navidad se habla de los regalos, de alegría, de luces, de ropa bonita, de cosas externas. En estos cinco o seis años en Siria se vive la Navidad de un modo esencial, en una forma simple, más íntima y familiar. Para nosotros basta con un poco de fruta para tener una fiesta”, comentó el P. Jabloyan.

“Para nosotros la Navidad no es lo comercial, ni la ropa, cenas o regalos sino es una fiesta ligada a la vida de las personas porque para nosotros basta con participar en la Misa del 24 de diciembre e intercambiar un saludo y ver que estamos vivos otro año más. En esta guerra feroz eso ya es Navidad”, manifestó.

El sacerdote comentó que el año pasado en el oratorio de los salesianos la gente se saludaba mientras afuera continuaban los bombardeos. “Y nosotros decíamos felicidades. El Señor realmente ha nacido para nosotros”.

“Incluso en medio de las bombas nosotros encontrábamos la fe. Esta es la especialidad de la Navidad que el Señor ha nacido para nosotros. Ha nacido pobre para esta humanidad herida”, afirmó.

El P. Jabloyan indicó que este año “no buscamos hacer muchas cosas, pero sí mantener un ambiente de fiesta. En las iglesias se hacen las Misas en las tardes porque en la noche es más peligroso”.

El sacerdote comentó que este año quieren regalarles ropa a los niños porque con la guerra los precios han subido y a las familias no les alcanza el dinero.

Por ejemplo “antes de la guerra un kilo de papas costaba entre 10 a 15 libras sirianas. Ahora cuesta 250 libras”.

Por otro lado, el P. Jabloyan dice que una de las cosas “más bellas” de la guerra ha sido “descubrir el sentido del cristianismo”.

“Hay un sentido muy grande del abandono en las manos del Señor. En este tiempo de guerra he notado que mucha gente ha perdido la fe, pero también hay gente que ha descubierto el sentido de la vida y que ha descubierto la fe. Esto que empuja a tanta gente a vivir cada día como el último, porque verdaderamente es así. Que uno cuando sale de casa no sabe si regresa o no”, manifestó el presbítero.

Antes de la guerra Alepo era la segunda ciudad más grande Siria y el lugar donde se concentraba el poder económico.

Ahora es una de las ciudades que más ha sufrido por la guerra y los bombardeos entre los grupos rebeldes, el ejército del presidente Bashar Al Asad y los ejércitos ruso, estadounidense y turco.

El Consejo Local de Alepo informó que en los últimos 26 días han muerto 800 personas y unas 3500 han resultado heridas.

También te puede interesar:

Etiquetas: Siria, cristianos perseguidos, Niños, Salesianos, Medio Oriente, guerra, Navidad, cristianos, conflicto en Siria, Alepo

Comentarios

San Pedro y San Pablo
El vlog de Giuliana
Fe y ciencia
Sacramentos.FE
Consultorio Familia y Vida

Síguenos:

Libros del padre José Antonio Fortea
El blog de Mons. José Gómez