11 de septiembre de 2018 4:32 pm

Mujer concebida en una violación: Cada niño es de infinito valor para Dios

Redacción ACI Prensa

Imagen referencial. Foto: Pixabay / Dominio público.
Imagen referencial. Foto: Pixabay / Dominio público.

Patti O'Haggarty Smith fue concebida en una violación, en la década de 1950, y fue dada en adopción a una familia cristiana. Hoy tiene claro que “cada niño es de infinito valor para el Padre”.

En un testimonio compartido en el sitio web provida Salvar el 1, Patti recordó que “cuando conocí a mi madre biológica, hace más de dos décadas, me contó las circunstancias concretas de mi concepción y nacimiento”.

“Esperaba escuchar una trágica historia de amor, pero en vez de eso escuché la noticia impactante de que mi madre biológica había sido violada y no podía lidiar con el hecho de mantener al hijo de un violador con ella, así que me dio en adopción”.

“Dijo que sabía que este hombre también había violado a su compañera de cuarto y a otras dos. Él nunca supo de mí y nunca lo volvió a ver”, señaló.


Patti O'Haggarty Smith. Foto: Salvar el 1.

“Ella no fue a la policía a hacer la denuncia correspondiente. Eran los años 50 y ella estaba demasiado avergonzada”.

A pesar de que “este mundo le insinuaba que yo era un bebé desechable”, señaló, su madre “sabía que yo era preciosa y que tenía un valor infinito. Ella me entregó en adopción a unos padres amorosos y yo crecí en un hogar cristiano”.

“Yo creo que Dios ha querido que yo esté hoy en este mundo. Tú y yo estamos destinados a estar aquí, e incluso voy a decir que creo que Dios nos ha creado a todos los seres humanos con suma perfección y nos ha enviado a este lugar”.

Siguiendo la lógica de quienes promueven el aborto, lamentó, “tal vez yo no estaría viva hoy”.

“Cualquier persona, incluso los concebidos en una violación, tiene un valor indescriptible y Jesús pagó un precio infinito en la Cruz por nuestra salvación”.

Patti subrayó que “a pesar de que las circunstancias de mi concepción fueron la violencia y el odio, yo no soy mi padre, ni soy mi madre. Yo soy yo”.

“Fui creada por un Dios amoroso y mi vida es valiosa. Y así es la vida de cada bebé concebido: valiosa y un don de Dios”, remarcó.

Actualmente Patti ayuda en un hogar cristiano para madres solteras y ha comenzado a compartir su testimonio, pues desea “dejar este legado en el mundo”.

Etiquetas: Aborto, No al Aborto, Aborto por violación, Defensa de la vida, violación

Comentarios