18 de agosto de 2003 - 2:11 PM

Montaje de documento de 1962 que “compromete al Vaticano” llegó al público en español

Redacción ACI Prensa

Montaje de documento de 1962 que “compromete al Vaticano” llegó al público en español

El cuestionado “reportaje” con el que la cadena norteamericana CBS sorprendió al público denunciando una supuesta “maniobra de encubrimiento” del Vaticano en torno a los casos de pedofilia llegó el pasado fin de semana al público de habla hispana... sin la adecuada interpretación realizada por los expertos católicos sobre el tema. Diversos diarios en España y América Latina publicaron este domingo y lunes un reportaje del diario británico “The Observer” o la versión del mismo difundida por la agencia española EFE, según el cual “el Vaticano instó a los obispos católicos de todo el mundo a encubrir los casos de abusos sexuales dentro de la Iglesia, según un documento de la Santa Sede escrito en 1962”.

La nota de “The Observer” no es más que un “refrito” periodístico del reportaje difundido originalmente por la cadena CBS, que en Estados Unidos ha sido ferozmente criticada por haber manipulado la verdad del documento que supuestamente “confirmaría” el deseo del Vaticano de “silenciar” los casos de inconducta sexual de sacerdotes.

El documento había sido puesto en circulación por Daniel Shea, un abogado defensor de presuntas víctimas de abusos cometidos por sacerdotes católicos, que aspira a convertirse en millonario si logra demostrar, con el texto, que “existía una conspiración internacional por parte de la Iglesia Católica para silenciar cuestiones de abusos sexuales”, como declaró a The Observer.

The Observer, así como los medios en español que recogieron la denuncia, se han limitado a señalar que el Vaticano se ha limitado a negar que el documento de 1962 “forme parte de un proyecto de encubrimiento organizado”; omitiendo información fundamental para entender la realidad del documento.

En efecto, el documento ya revelado en su reportaje sensacionalista del pasado 6 en el noticiero “Evening News” de CBS se trata de una instrucción firmada en marzo de 1962 por el Cardenal Alfredo Ottaviani –y no por el Papa Juan XXIII como dice incorrectamente “The Observer”,- entonces Prefecto del Santo Oficio.

El documento, en efecto, instruye que determinados casos de abusos sexuales en la iglesia se traten “del modo más reservado posible”, “con la obligación del silencio perpetuo”; y que todos los involucrados -incluida la presunta víctima-, debían observar el máximo secreto so pena de excomunión”.

Lo que ni la CBS, ni “The Observer”, ni EFE han revelado es que el documento supuestamente “descubierto”, estaba referido exclusivamente para los casos calificados canónicamente como “solicitación”, es decir, utilizar el confesionario y el contexto mismo del sacramento de la Confesión para tentar a los penitentes a un intercambio sexual.

Por tanto, las exigencias de sigilo, presentadas por el abogado Shea como “prueba” del supuesto intento de “encubrimiento” del Vaticano a los actuales escándalos, se aplican única y exclusivamente a la solicitación, considerando que este grave pecado se produce en Confesión; un sacramento que, por el bien del penitente, está protegido por la Iglesia con el secreto absoluto de parte del sacerdote, bajo pena de excomunión.

El documento, por otro lado, no sólo no se refiere a otras posibles inconductas sexuales, sino que explícitamente señala su sentido, desde su título en latín: “Instrucción: Sobre el modo de proceder en casos del crimen de solicitación”.

El documento, por lo demás, luego de referirse al sigilo necesario, señala que graves penas deben ser aplicadas al culpable, a la vez que debe ser apartado del ejercicio del ministerio sacerdotal; dejando en evidencia que de lo que se trata es de proteger el secreto del sacramento, y no al sacerdote que es culpable de inconducta sexual.

Más aún, la penalidad pedida por el Cardenal Ottaviani es que el sacerdote que cometa el crimen de solicitación, sea suspendido indefinidamente del sacerdocio y despojado de cualquier derecho como sacerdote; penas que actualmente solicitan los medios de comunicación solamente para los pedófilos.

Por otro lado, el documento deja en claro que un fiel que desea acusar a un sacerdote de inconducta sexual, puede hacerlo, en un proceso separado del caso de solicitación. En otras palabras, una presunta víctima podría acusar al perpetrador tanto de solicitación –un procedimiento protegido por el secreto- como de inconducta sexual, que no está obligada al secreto.

Por lo demás, el mismo documento señala que “todo católico tiene el solemne deber” de presentar cargos canónicos contra cualquier sacerdote que comete el pecado de solicitación.

Según Phil Lawler, director de la agencia católica norteamericana “Catholic World News”, “ningún lector cuidadoso dejaría de reconocer que se trataba de un documento especializado, que proporcionaba un conjunto de procedimientos para un delito particular.” “¿Por qué entonces CBS –y ahora cabe la pregunta sobre The Observer- sacó una conclusión general amplia de un documento tan específico? ¿Por qué la cadena televisiva omitió distinguir entre el crimen eclesiástico de la solicitación y la ofensa pública de la pedofilia?”, se pregunta Lawler. “Estas preguntas ameritan consideración”, concluye el experto.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios