Misterios de la Luz reflejan resplandor divino de Jesús, explica Juan Pablo II

Misterios de la Luz reflejan resplandor divino de Jesús, explica Juan Pablo II

VATICANO, 21 Set. 03 / 02:12 pm (ACI).-

Al presidir el rezo del Ángelus en la Plaza San Pedro, el Papa Juan Pablo II meditó sobre los Misterios de la Luz y explicó que éstos “dejan brillar el esplendor de la naturaleza divina de Dios en Jesucristo”. Tras anunciar su viaje al santuario italiano de Pompeya, previsto para el próximo 7 de octubre en el marco del Año del Rosario, el Pontífice explicó que los Misterios Luminosos o de la Luz, agregados por él mismo, “complementan los tradicionales momentos de la infancia, de la pasión y de la gloria de Cristo, con otros igualmente importantes de su «vida pública”.

Éste es, indicó, “el tiempo en el que Jesús, con la potencia de la palabra y de las obras, revela plenamente el ‘rostro’ del Padre celestial, inaugurando su Reino de amor, de justicia y de paz”.

“El Bautismo en el Jordán, las bodas de Caná, el anuncio del Reino, la Transfiguración en el monte Tabor, y la institución de la Eucaristía, son momentos de revelación, es decir, misterios ‘luminosos’, que dejan brillar el esplendor de la naturaleza divina de Dios en Jesucristo”, agregó.

Según el Pontífice, “la presencia de María en estos misterios se encuentra generalmente en el trasfondo. A excepción de las bodas de Caná, donde el papel de la ‘Madre de Jesús’ es determinante. Ella es quien señala al Hijo que falta vino; y cuando le responde que «’u hora’ no ha llegado todavía, le empuja, con apremio materno, diciendo a los siervos: ‘Haced lo que él os diga’”.

“De este modo, demuestra que intuye como ninguna otra persona las intuiciones profundas de Jesús. Lo conoce de ‘corazón a corazón’, pues conserva y medita desde el inicio cada uno de sus gestos y palabras. Por este motivo, la Virgen es la primera y principal maestra de la oración cristiana: en su escuela se aprende a contemplar el rostro del Señor, a asimilar sus sentimientos, a aceptar sus valores con generosa coherencia”, explicó el Santo Padre.

El Pontífice pidió finalmente a los creyentes seguir a “Cristo por el camino de sus misterios de salvación con el amor ardiente de la Virgen María. En estas últimas semanas del Año del Rosario, sintámonos más unidos que nunca en el rezo del santo Rosario, de manera particular por las familias y por la paz en el mundo”.

Comentarios


FacebookTwitterWhatsAppGoogle+Email App