13 de noviembre de 2018 5:40 pm

Miles participan en la tradicional Misa por las Familias en Chile

Redacción ACI Prensa

Misa por la Familia. Foto: Comunicaciones Arzobispado de Santiago
Misa por la Familia. Foto: Comunicaciones Arzobispado de Santiago

Cerca de dos mil personas se reunieron para celebrar la tradicional Misa por las Familias en Puente Alto, Santiago de Chile, y que este año tuvo un carácter especial de reparación y solidaridad con las víctimas de abusos cometidos por miembros de la Iglesia.

La Misa por las Familias del 10 de noviembre fue organizada por la Vicaría de la Zona Maipo; previamente se realizó una gran procesión de los decanatos de Puente Alto Norte y Sur, donde los fieles llevaron la imagen de la Virgen María y fueron acompañados por varios sacerdotes disponibles para confesar.

Crédito: Comunicaciones Arzobispado de Santiago

Durante la procesión, los fieles de las distintas parroquias portaron carteles con frases de las cartas del Papa Francisco al Pueblo de Dios que peregrina en Chile, en las que se refiere a los escándalos de abusos al interior de la Iglesia en el país.

Crédito: Comunicaciones Arzobispado de Santiago

Según explicó el secretario ejecutivo de la Zona Maipo, Gonzalo Quintana, el este signo buscó transmitir “la conciencia que se está desarrollando al interior de la Iglesia para poder dar pasos concretos a lo que el Papa nos está pidiendo”.

“Este signo consistió en darle continuidad a lo que se ha vivido en las últimas jornadas y asambleas respecto de poder presentar signos de perdón por parte de la Iglesia hacia la sociedad a la luz del delicado momento que estamos viviendo y como hemos perdido nuestro capital reputacional a través de los escándalos que todos sabemos”, dijo Quintana a la Oficina de Comunicaciones del Arzobispado de Santiago.

La Misa comenzó a las 7:00 p.m. en la plaza de Puente Alto y estuvo enmarcada en la celebración del Mes de María, que en Chile se extiende del 8 de noviembre al 8 de diciembre, Solemnidad de la Inmaculada Concepción.

Crédito: Comunicaciones Arzobispado de Santiago

El provicario de la Zona Maipo, P. Rodrigo Magaña, señaló que al igual que la procesión, “este año la Misa tiene un carácter especial porque también ha habido una conciencia de buscar cómo hacer signos de empatía, reparación, compasión y de solidaridad con el dolor de la Iglesia y de tantas personas víctimas”.

“La Misa busca ayudarnos a reconocer en que nosotros mismos como Iglesia, podemos mejorar, podemos crecer y qué cosas debemos renovar y cambiar, porque queremos que hayan ambientes sanos y que seamos buenos cristianos”, sostuvo el provicario.

Crédito: Comunicaciones Arzobispado de Santiago

Constanza Molina, de la parroquia Nuestra Señora de Monserrat, expresó que “nuestra motivación de estar aquí es porque queremos una Iglesia nueva y renovada”.

“Somos seguidores de Cristo y tenemos que seguirlo en todo momento. Por eso estamos aquí, dando la cara por esta Iglesia dañada, queremos pedir perdón también a todas las víctimas, a todas las personas que se han sentido heridas. Nuestro horizonte siempre va a ser Cristo”, dijo la participante.

Etiquetas: Chile, Familia, Familia cristiana, Iglesia en Chile

Comentarios