11 de noviembre de 2003 - 2:10 PM

Mentalidad anti-vida acompaña degradación argentina, denuncia Arzobispo

Redacción ACI Prensa

Mentalidad anti-vida acompaña degradación argentina, denuncia Arzobispo

Al presidir la Misa con la que se inauguró la 86º Asamblea Plenaria del Episcopado, el Arzobispo de Rosario y Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), Mons. Eduardo Mirás, denunció que el país soporta sin reacción política alguna, la invasión de la mentalidad anti-vida en su legislación y la degradación de sus costumbres. El Arzobispo advirtió que el país corre el riesgo de enfrentarse, además de a los problemas sociales y de seguridad, a leyes y proyectos caratulados con "engañosos eufemismos".

Mons. Mirás lamentó que ante la "mentalidad anti-vida" que intentan imponer los organismos internacionales, haya una "casi nula reacción política ante la invasión de estas imposiciones foráneas que, entre otras cosas, atentan contra la vida, contra los derechos elementales de la persona y la familia, y contra la libertad de conciencia de los educadores y los agentes de salud".

Según el Arzobispo, “la pérdida del sentido de Dios, constitutiva del secularismo que se adueñó de nuestra cultura, y la expansión de la indiferencia religiosa que abraza a gran parte de la sociedad, nos exige a todos, una especial tarea evangelizadora”.

El secularismo, explicó, “se expresa preferentemente en la degradación de las costumbres, ungida además por la propuesta de un marco legal permisivo que en determinados temas colisiona con el orden natural”.

En efecto, sostuvo que hay leyes y proyectos caratulados con engañosos eufemismos que “llegan de la mano de organismos internacionales que buscan, como es de conocimiento público, el desarrollo de una mentalidad anti-vida en los países pobres, con la finalidad de desalentar o impedir su crecimiento humano, resguardando intereses de los países más poderosos”.

“Se presentan con promesas ingenuas, se refuerzan identificando el valor del matrimonio con cualquier otro tipo de unión, y buscan imponerse manipulando en la educación la información sobre la sexualidad, cosa que produce en la niñez y en la juventud, un juicio permisivo y una licencia de costumbres proclive a la decadencia”, advirtió.

Ante la nula reacción política, el Arzobispo agradeció “a tantos fieles que, conscientes de la perenne verdad natural y cristiana, de una u otra manera vienen clarificando estos temas y exponiendo con claridad la finalidad moral de la ley”.  

Esta crisis, recordó, “constituye para la nueva evangelización un gigantesco desafío que nos exige participar con todo empeño en la construcción de una ciudad terrena socialmente más justa, menos violenta, amante del bien común”.

“Nuestra tarea específica es anunciar la verdad sobre Jesucristo y esforzarnos por inculturarla en el nuevo tiempo. Ser maestros de la fe y artífices de la justicia y de la paz”, indicó.

“Más que nunca en la historia, lo que realicen los cristianos hablará con más fuerza que aquello que puedan decir. La gente confía más en los testigos que en los maestros, en la experiencia que en lo que se enseña, y en la vida y las obras más que en las teorías. Este es el espíritu que explica el compromiso de la Iglesia a favor del desarrollo y de los programas sociales al servicio de los necesitados”, señaló.

Mons. Mirás, agregó que a los obispos les preocupa “el facilismo y la distorsión de valores en la nueva cultura. Por eso la Iglesia intenta promoverla, ofreciendo educación e impulsando la solidaridad fraterna del Pueblo de Dios”.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios