Médicos católicos de Australia apoyan a un grupo de parlamentarios en el esfuerzo de mantener la prohibición del fármaco abortivo RU-486, que ha sido calificado como “pesticida humano”.

Este grupo de expertos advirtió los efectos secundarios del mencionado fármaco como hemorragias y otros riesgos especialmente graves para las mujeres de áreas rurales que no tienen acceso a los hospitales, según informa el Catholic Weekly.

Para el Dr. David van Gend, vocero del capítulo de Queensland de la Federación Mundial de Médicos que respetan la Vida Humana, "no hay nada equitativo en poner a las mujeres del campo en una situación más peligrosa que las de la ciudad”.

Por su parte, el Ministro de Salud, Tony Abbott, indicó que no dará luz verde al RU-486 por reconocer sus riesgos sanitarios.
  • Tags: