19 de julio de 2010 - 12:15 AM

“Matrimonio” homosexual: Consecuencias no tardarán en apreciarse

Redacción ACI Prensa

Mons. Martín de Elizalde, Obispo de Nueve de Julio (Argentina)
Mons. Martín de Elizalde, Obispo de Nueve de Julio (Argentina)

El Obispo de Nueve de Julio, Mons. Martín de Elizalde, consideró que la aprobación en el Senado de la Nación del pseudo matrimonio entre personas del mismo sexo, tras un arduo debate social, puso al país "frente a una situación nueva e inesperada".

Tras "deplorar que esto haya sucedido", dijo que "el resultado al que se ha llegado nos cuestiona a todos acerca de la seriedad del compromiso evangélico que decimos tener. El áspero contexto político no puede justificar lo sucedido".

"Con el transcurso del tiempo se esclarecerán algunos aspectos y se establecerán nuevas pautas de conducta en la sociedad. Sus consecuencias se podrán apreciar en muchos ámbitos, no inmediatamente tal vez, pero habrán de repercutir ciertamente en la vida familiar y en la formación de los jóvenes", advirtió.

El Prelado recordó, sin embargo, que "hay algo que no cambia ni puede cambiar, y es la ley de Dios y el llamado de la conciencia, que se encuentra en cada persona. Como creyentes, debemos dar un testimonio de coherencia y de fidelidad, sin dejarnos impresionar por las corrientes dominantes pero engañosas, ajenas a un proyecto verdaderamente creativo y orientado hacia el bien integral de las personas. Tenemos que mantener nuestro aprecio y nuestra adhesión a la familia tal como Dios la ha querido, y fue establecida en el orden natural".

"La doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio y la familia y sobre la sexualidad no altera ni deforma lo que la misma naturaleza provee, en la vida y el desarrollo de cada persona libre dotada de inteligencia. Al contrario, ilumina desde la fe y constituye una ayuda para su realización en esta vida y para alcanzar el cumplimiento de esos objetivos", subrayó.

Mons. Elizalde estimó que "ahora, de manera clara y elocuente, nos ha sido confiada una misión: ofrecer a nuestros hermanos el testimonio de esta realidad querida por Dios: la familia, la estabilidad matrimonial, vivida en la fe que sostiene y anticipa el cumplimiento de las metas, el respeto por la vida", y pidió rogar a Dios que "nos mantenga unidos y fervientes, y que nuestras familias sigan siendo la muestra de su presencia entre nosotros, por el amor y por la vida".

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios