9 de enero de 2019 6:46 pm

Más de 800 mil fieles participaron en procesión del Nazareno Negro en Filipinas

Redacción ACI Prensa

Más de 800 mil católicos salieron a las calles de Manila (Filipinas) para participar en la tradicional procesión del Nazareno Negro, una imagen de Cristo tallada en madera que llegó desde México a inicios del siglo XVII.

Tal como relata la agencia Asia News, cada año el traslado de la escultura sagrada desde la iglesia de San Nicolás de Tolentino a la parroquia de Quiapo concluye con una novena iniciada el 31 de diciembre. Así, hasta el 9 de enero se ve “la participación de millones de fieles recogidos en oración, para pedir una gracia o un milagro personal”.

El 82% de los 105 millones de habitantes que tiene Filipinas se declara católico y la procesión del Nazareno Negro es una de las más concurridas celebraciones religiosas.

La escultura representa a Jesús inclinado bajo el peso de la cruz. Fue llevada a Manila por un sacerdote agustino español en 1607 desde México. Según la tradición, durante el viaje el barco sufrió un incendio, pero la imagen sobrevivió milagrosamente a la tragedia y asumió el color negro. La procesión recuerda el primer traslado de la estatua, que tuvo lugar el 9 de enero de 1767.

Durante el recorrido de siete kilómetros los fieles intentan acercarse a la imagen para tocarla como acto de devoción. En ese sentido, para evitar problemas de seguridad, las autoridades han reforzado las medidas. Según la Cruz Roja de Filipinas a mitad de la mañana se había asistido a unas 600 personas afectadas.

El jefe de la policía filipina, Oscar Albayalde, informó que se desplegaron más de siete mil agentes para garantizar la seguridad, mientras que las redes de telefonía móvil fueron desactivadas como precaución para evitar algún atentado explosivo activado a distancia.

Filipinas es el país con más católicos en toda Asia, sin embargo, ha sido víctima de ataques de terroristas islámicos como Abu Sayyaf.

“En el traslado del Nazareno Negro, la devoción del pueblo filipino encuentra su máxima expresión. En el mundo no he visto nada similar”, afirmó a Asia News el P. Sebastiano D’Ambra, misionero del Pontificio Instituto Misiones Extranjeras (PIME), y que desde hace 40 años desarrolla su trabajo pastoral en la isla filipina de Mindanao, donde en 1984 fundó Silsilah, un movimiento para el diálogo entre cristianos y musulmanes.

“Desde los tiempos de la dominación española, en Filipinas la Semana Santa y la Pasión de Cristo han tenido una gran importancia en la vida de la nación. La imagen del Nazareno sufriente ha entrado así en el corazón de la espiritualidad y de la religiosidad popular. Muchas personas, entre los millones de devotos que participan en las celebraciones, asisten a la traslación para cumplir una promesa hecha”, relató.

Etiquetas: Filipinas, Cristo, devoción, Iglesia en Filipinas, Nazareno Negro

Comentarios