14 de noviembre de 2018 10:35 pm

Los mártires de Argelia son modelos para la Iglesia de hoy y de mañana, afirma arzobispo

POR MERCEDES DE LA TORRE | ACI Prensa

Imagen referencial / Foto: Pixabay (Dominio Público)
Imagen referencial / Foto: Pixabay (Dominio Público)

El Arzobispo de Argel, Mons. Paul Desfarges, envío una carta pastoral por la próxima beatificación de los 19 mártires de Argelia, víctimas del fundamentalismo islámico a finales del siglo XX, en la que dijo que son “modelos para nuestra vida de discípulos hoy y mañana”.

“La beatificación de nuestros hermanos y hermanas es una gracia para nuestra Iglesia”, aseguró Mons. Paul Desfarges al reflexionar sobre la ceremonia de beatificación que se celebrará el 8 de diciembre en el Santuario de Notre-Dame de Santa Cruz en Oran (Argelia).

Además, el Arzobispo de Argel exhortó a la Iglesia local a “amar como ellos en la libertad que el Espíritu Santo dona”, porque los mártires “están delante de nosotros sobre el camino del testimonio que nuestra Iglesia está llamada a dar a esta tierra de Argelia, que desde el primer siglo ha sido irrigada por la sangre de los mártires”.

Mons. Desfarges aseguró que los 19 mártires “continúan todavía su misión” y remarcó que “su vida estaba donada a Dios y al pueblo al cual el amor los había unido”. En ese sentido, animó a rezarles “para pedir la gracia de fidelidad para nuestra Iglesia en su misión”.

Aseguró que el testimonio de los futuros beatos “nos conduce al camino de la santidad ordinaria”. “La vida nos es dada para vivirla donándonos en el cotidiano… la santidad no es una perfección virtuosa o moral”, sino que “se trata de donar la propia vida amando y sirviendo en la cotidianidad de cada día”, insistió.

En esta línea, Mons. Desfarges recordó que el Evangelio del seguimiento de Jesús “nos invita, animados por los nuevos beatos, a vivir la acogida hasta despojarse de sí mismos. Acoger al otro es estar totalmente presente a su presencia”.

Asimismo, el Prelado anunció que la frase elegida para la próxima beatificación es “no hay amor más grande que donar la propia vida por los propios amigos” y destacó la invitación a “soportar las humillaciones” porque “acoger a Jesús significa acoger al enemigo”, porque “la Cruz se eleva cuando, en el momento en que se ama más, se es rechazado”.

Por último, el Arzobispo de Argel invitó a vivir “el tiempo del testimonio” a través del diálogo interreligioso.

El testimonio de la Iglesia Católica no es un testimonio en contra de la religión del otro, sino un testimonio de que el amor de Cristo difundido en nuestros corazones nos llama a vivir un amor hacia todos, sin diferencias, también hacia los enemigos”, concluyó.

Los futuros beatos son Mons. Pierre Claverie, los hermanos Henri Vergès, Luc Dochier, Christian de Chergé, Christophe Lebreton, Michel Fleury, Bruno Lemarchand, Célestin Ringeard y Paul Favre-Miville; las religiosas Angèle-Marie Littlejohn, Bibiane Leclercq, Odette Prévost, Paul-Hélène Saint-Raymond, Esther Paniagua Alonso y Caridad Álvarez Martín; y los sacerdotes Jean Chevillard, Alain Dieulangard, Charles Deckers, Christian Chessel.

Entre ellos se encuentran los siete monjes trapenses del monasterio de Tibhirine, asesinados en marzo de 1996 por terroristas del Grupo Islámico Armado (GIA). Su historia inspiró la película “De Dioses y Hombres”.

Etiquetas: cristianos perseguidos, Beatos, Mártires, persecución contra cristianos, Argelia

Comentarios