En el marco de los preparativos del viaje del Papa Francisco a Tierra Santa, del 24 al 26 de mayo de este año, el vaticanista Sandro Magister presentó un análisis de la situación actual de  los cristianos en la región, que actualmente suman entre 10 y 13 millones en un área de 550 millones de habitantes.

En un post titulado “Lo que queda de los cristianos de Oriente”, en su blog Chiesa, Sandro Magister recordó que “cuando hace medio siglo Pablo VI se dirigió a Jerusalén – primer Papa en la historia – los lugares santos de la ciudad estaban casi todos dentro de los confines del reino de Jordania, al igual que gran parte de Judea y del Valle del Jordán”.

“Los cristianos eran numerosos y en algunas localidades, como Belén, estaban en neta mayoría. En la mente de muchos católicos de Occidente – como el alcalde de Florencia, Giorgio La Pira, hoy en camino a los altares – brillaba la utopía de una próxima paz mesiánica que hermanaría a cristianos, judíos y árabes”.

Sin embargo, lamentó el vaticanista, “hoy no existe más ese clima”.

“La geopolítica de Medio Oriente ha mutado completamente: no hay paz entre israelitas y palestinos, el Líbano ha sido desgarrado por una guerra civil, Siria está colapsada, Irak está devastado, Egipto explota y millones de prófugos huyen de una región a otra”.

Magister citó luego un artículo del periodista Giorgio Bernardelli, experto en temas de Tierra Santa y Medio Oriente, en el que analiza la situación de coptos, greco-ortodoxos, melquitas, sirios, maronitas, caldeos, armenios y católicos de rito latino en la región, en la que los cristianos suman cerca del 2 por ciento de la población.

Más en Mundo

Bernardelli señaló que los coptos “son hoy la comunidad cristiana más numerosa en Medio Oriente”, y pertenecen a esta el 90 por ciento de cristianos en Egipto.

En los últimos años, de acuerdo al Washington Institute for Near East Policy, desde la caída del ex presidente egipcio Hosni Mubarak, cerca de 100 mil cristianos han huido de Egipto.

Por su parte, los greco-ortodoxos en Medio Oriente, explicó Giorgio Bernardelli, “se encuentran hasta ahora bajo la jurisdicción de dos Patriarcados distintos entre sí: el de Jerusalén – guiado actualmente por el patriarca Teófilo III -, que cuenta con cerca de 500.000 fieles y es la comunidad cristiana más densa en Israel, en Palestina y en Jordania; y el greco-ortodoxo de Antioquía, que tiene su sede en Damasco y está guiado desde hace pocos meses por el patriarca Juan X Yazigi, hermano de uno de los dos obispos raptados en Aleppo".

Bernardelli indicó que “se estima que a este segundo Patriarcado se referencian cerca de 2 millones de fieles, pero incluyendo, además de las de Siria, las comunidades ortodoxas del Líbano, de Turquía y de Irak, y sobre todo los emigrados de la diáspora, presentes en números muy significativos en Estados Unidos, en América latina, en Australia y en Europa occidental”.

Los melquitas, en plena comunión con Roma, de acuerdo al Anuario Pontificio, suman casi 1,6 millones de fieles, pero de estos solo 750 mil viven aún en Medio Oriente. Un número similar, indicó, vive en América Latina.

Con respecto a la iglesia siro-ortodoxa, más de 5 millones viven en India, mientras que un millón vive en Medio Oriente o en la diáspora.

(El artículo continúa después)

Por su parte, los católicos sirios suman 140 mil, y viven en Siria e Irak, bajo la guía del Patriarca Ignacio José III Younan.

Los maronitas, el grupo cristiano mayoritario en el Líbano, de acuerdo al Anuario Pontificio tiene poco menos de 1,6 millones de fieles, en un país de 4 millones de habitantes.

Sin embargo, debido a la guerra civil que vivió la región, indicó Bernardelli, “hoy cerca de la mitad de los 3,5 millones de maronitas viven lejos de Medio Oriente, con el grupo más consistente en América Latina: más de 1,3 millones”.

Los caldeos, una Iglesia católica de rito oriental, en comunión con Roma desde 1553, cuenta con 400 mil fieles que viven entre Irak y la diáspora.

En el caso de armenios ortodoxos, en Líbano suman 150 mil fieles, mientras que en Siria están presentes otros 100 mil, y en Irán viven entre 80 y 100 mil.

Existe además, apunta Bernardelli, “una Iglesia de rito armenio en comunión con Roma, guiada por el patriarca armenio de Cilicia, Nerses Bedros XIX Tarmouni, con sede en Beirut. Esta comunidad cuenta en el mundo con cerca de 540.000 fieles, pero de los cuales menos de 60.000 viven hoy en Medio Oriente”.

La comunidad católica de rito latino es pequeña, indicó el periodista, y “cuenta actualmente en toda la región con cerca de 235.000 fieles, es decir, apenas el 7% entre los cristianos en comunión con Roma”.

Como un fenómeno diferente, Bernardelli señaló el de “los inmigrantes cristianos que llegaron en estos últimos años a centenares de miles en Medio Oriente, impulsados por las nuevas rutas del mercado global del trabajo”, desde Filipinas, India, Tailandia, Rumania y Nigeria.

Con respecto a la situación de los cristianos en Medio Oriente, el Secretario de Estado del Vaticano, Mons. Pietro Parolin, aseguró en una reciente entrevista con el diario italiano Avvenire que “es una de las grandes preocupaciones de la Santa Sede, sobre la cual ella no cesa de sensibilizar a cuantos tiene responsabilidades políticas, porque se trata de la convivencia pacífica en esa región y en el mundo entero”.

"Éste es también un ámbito de particular relevancia a nivel ecuménico, dado que los cristianos pueden buscar y encontrar caminos comunes para ayudar a los hermanos en la fe que sufren en varias partes del mundo”, aseguró.

Para ver el artículo completo de Sandro Magister, puede ingresar a: http://chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/1350714?sp=y