Cargando...

Legión de Cristo da a conocer a sus miembros plagio de P. Maciel en libro espiritual

REDACCIÓN CENTRAL, 11 Dic. 09 / 07:56 pm (ACI).- En un esfuerzo por distanciarse de las inconductas de su fundador, la Legión de Cristo circuló recientemente un memorándum interno en el que explica que un libro espiritual atribuido al P. Marcial Maciel, es en realidad un texto originalmente producido por un poco conocido autor español.

"El Salterio de mis días", según la tradición de los legionarios, se consideraba como un escrito del periodo de "gran bendición" (1956-1959), cuando el P. Maciel fue sometido a un proceso canónico en el Vaticano del que finalmente fue exonerado.

El memorándum interno revela que el texto, muy popular entre la Legión en su original en español y parcialmente traducido al inglés para el uso interno, está "basado" en el pequeño trabajo de un político católico español, Luis Lucía.

En el libro titulado "El Salterio de mis horas", Lucía escribió sus experiencias durante la persecución del gobierno comunista durante la Guerra Civil Española (1936-1939) y durante el gobierno nacionalista de Francisco Franco, quien lo condenó a muerte pero luego cambió su pena a cadena perpetua.

Se cree que Lucía, escritor de distintos libros políticos y espirituales, habría escrito "El Salterio de mis horas" en los años ‘30s. Fue liberado de la prisión en la que estaba encarcelado en 1941 y murió en Valencia en 1943.

Tras haber estado en el olvido, "El Salterio de mis horas" fue publicado en Valencia en 1956. Esta sería la edición que el P. Marcial Maciel habría leído en España.

Pese a que el memorándum interno de la Legión de Cristo no describe la copia del P. Maciel como "plagio", un miembro español de los legionarios declaró a Catholic News Agency que la versión del fundador reproduce "el 80 por ciento del libro original en contenido y estilo".

Comentarios

El Papa Francisco en Egipto
El vlog de Giuliana
Fe y ciencia
Sacramentos.FE
Consultorio Familia y Vida

Síguenos:

Libros del padre José Antonio Fortea
El blog de Mons. José Gómez