19 de septiembre de 2003 - 2:12 PM

La santidad es la necesidad pastoral más urgente en nuestros días, afirma el Papa

Redacción ACI Prensa

La santidad es la necesidad pastoral más urgente en nuestros días, afirma el Papa

En un documento de 14 páginas titulado “La presencia social de la Iglesia”, los obispos cubanos lanzaron un elocuente llamado a la reconciliación en la isla y pidieron la liberación de 75 disidentes que están cumpliendo injustamente largas condenas de cárcel. El texto –emitido a cinco años de la visita del Papa Juan Pablo II a Cuba–, fue suscrito por los 13 obispos isleños, entregado a la Nunciatura Apostólica y al gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC); y leído en conferencia de prensa por el secretario de la Conferencia Episcopal Cubana, Mons. José Félix Pérez.

En el mensaje –conformado por 71 párrafos–, los prelados afirman que “es preocupante constatar que, actualmente, todo lo que en el pensamiento y en las acciones no coincida con la ideología oficial, se considera carente de legalidad y es descalificado y combatido sin tener en cuenta la verdad y la bondad que puedan poseer”.

“Nos preocupan de modo particular el encarcelamiento y las altas condenas impuestas a un número considerable de opositores políticos, así como la aplicación de varias penas de muerte en juicios sumarios”, explicaron los obispos, quienes pidieron “un gesto de clemencia hacia estas personas que están en la cárcel”.

Los prelados hacen referencia al décimo aniversario de la Carta Pastoral “El Amor todo lo Espera”, que fue suscrita por los obispos “en momentos críticos” del país con la voluntad de “encontrar causas y elementos de solución”, pero que fue atacado entonces por la prensa oficial “con toda clase de tergiversaciones, aún de insultos”.

Un año después de aquella carta pastoral –añadieron los obispos–, el gobierno comenzó a poner en práctica algunas reformas económicas y sociales y “aunque el camino político permanecía cerrado, algunos intuían una tolerancia mayor para el futuro”.

El texto resalta que justamente dentro de ese clima fue posible la visita del Papa Juan Pablo II a Cuba y su exhortación a “que Cuba se abra con todas sus magníficas posibilidades al mundo y que el mundo se abra a Cuba”.

Para los obispos, el llamado del Santo Padre es también “un pedido para que se dé internamente en nuestro pueblo una apertura” que propicie el ejercicio de todos los derechos, entre ellos “la libertad de expresión y de participación social y política”.

Sin embargo, los prelados resaltaron que “casi inmediatamente después” de la visita del Santo Padre, se eclipsaron “las aspiraciones de pluralismo, tolerancia y apertura que se vislumbraban en el horizonte nacional”.

“Se suma a ello una franca involución en la apertura de la economía a la justa aspiración del pueblo en pequeños negocios y trabajos privados”, explicaron los obispos y agregaron que, por ello, “la Iglesia no puede ser neutral ante la falta de libertad del hombre o si no se da la participación política de los ciudadanos según las opciones personales de cada uno”.

Asimismo, los obispos afirmaron que aunque la Iglesia no es un ente político sino que busca antes que nada el diálogo reconciliador, es necesario reafirmar su derecho a intervenir “cuando desde el ejercicio del poder se atente contra los derechos fundamentales de los seres humanos”.

“La Iglesia no tiene intereses políticos de grupo, porque no está alineada ni con el gobierno ni con la oposición”, explica el texto y añade que “es importante dejar bien sentado este punto cuando unos esperan de la Iglesia que sea un partido de oposición y otros que se deje domesticar por el régimen político vigente”.

Nos ha impresionado la tristeza manifestada por el Papa” ante los fusilamientos y duras condenas a opositores que “de momento, han cerrado el camino a la libertad de expresión y de la comprensión entre los cubanos”, indicaron los obispos.

Más adelante, el documento resalta que la misión de la Iglesia “no es competir con el Estado, oponerse al gobierno o aliarse a él”, y critica a la Oficina para la Atención de Asuntos Religiosos del PCC pues “limita la acción evangelizadora” en lugar de posibilitar la revisión y solución de asuntos de interés común.

Según explicaron los obispos, el gobierno desconoce la naturaleza y misión de la Iglesia considerándola “una entidad competitiva”, por lo que ejerce contra ella una lucha sutil”.

Por otro lado, refiriéndose concretamente a la libertad religiosa, el comunicado afirma que dicha libertad implica el reconocimiento del derecho de la Iglesia a construir templos, facilitar la entrada de sacerdotes y religiosas que desean trabajar en Cuba, acceso a los medios de comunicación y la presencia en el campo de la educación.

Tras reafirmar su compromiso con la reconciliación, los prelados anunciaron que se han propuesto “desarrollar una pastoral de la reconciliación destinada a sanar las heridas históricas que hay en nuestro pueblo”.

El comunicado fue firmado en La Habana el 8 de septiembre, Festividad de la Virgen de la Caridad del Cobre, Patrona de Cuba.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios