31 de octubre de 2003 - 2:09 PM

La religión promueve la dignidad y la paz en el mundo, dice el Papa

Redacción ACI Prensa

La religión promueve la dignidad y la paz en el mundo, dice el Papa

Al recibir el viernes a 350 participantes de la Conferencia de Ministros del Interior de la Unión Europea, reunidos en Roma, el Papa Juan Pablo II recordó que el reconocimiento público de la religión es fundamental para la defensa de la vida humana y la promoción de la paz. Al dirigirse a los ministros reunidos para discutir sobre el tema “Diálogo interreligioso, factor de cohesión social en Europa y herramienta de paz en el área mediterránea”, el Pontífice señaló que este tema “reconoce la importancia de la religión, no sólo en la tutela de la vida humana sino también en la promoción de la paz”.

El Santo Padre señaló que para lograr el objetivo de construir “un espacio de libertad, seguridad y justicia, en que todos se sientan como en casa”, se requiere de “la búsqueda de nuevas soluciones para los problemas ligados con el respeto de la vida, con el derecho de familia, con la inmigración; problemas que deben considerarse no sólo en la perspectiva europea, sino también en el contexto del diálogo con los países del área mediterránea”.

Señaló además la necesidad de “esa solidaridad fraterna, que deriva de la conciencia de ser una sola familia de personas llamadas a construir un mundo más justo y fraterno”, una conciencia, que, según señaló, “está presente sobre todo en las tres grandes religiones monoteístas: judaísmo, cristianismo e Islam”.

“Y en este sentido ¿cómo dejar de notar, con tristeza, que los fieles de estas tres religiones, cuyas raíces históricas están en Oriente Medio, no han establecido todavía entre ellos una convivencia plenamente pacífica en el lugar en que han nacido?”, se lamentó.

Juan Pablo II afirmó además que Europa, nacida del encuentro de diversas culturas con el mensaje cristiano, ve hoy “cómo crece en su seno, a causa de la inmigración, la presencia de varias tradiciones culturales y religiosas”.

Al respecto, advirtió que los esfuerzos actuales “para un diálogo intercultural e interreligioso”, no excluyen un reconocimiento adecuado, incluso legislativo, de las tradiciones religiosas específicas en las que cada pueblo está enraizado”.

“La garantía y la promoción de la libertad religiosa constituyen una prueba del respeto de los demás derechos”, agregó.

Después del 11 de Septiembre

Refiriéndose al tema de las iniciativas en favor de la paz, el Papa recordó que “tras hechos tan dramáticos como los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, los representantes de numerosas religiones también han multiplicado las iniciativas en favor de la paz”.

Juan Pablo II se refirió a la Jornada Mundial de Oración por la Paz celebrada en Asís el 24 de enero de 2002 durante la cual los líderes religiosos se comprometieron en una declaración a “erradicar las causas del terrorismo, defender el derecho de toda persona a una existencia digna según la identidad cultural propia y a formar libremente una familia, ayudarse en el esfuerzo común para derrotar el egoísmo, el abuso de poder, el odio y la violencia, aprendiendo de la experiencia del pasado que la paz sin justicia no es una paz verdadera”.

El Santo Padre concluyó su discurso repitiendo sus palabras de Asís: “Dios en persona ha puesto en el corazón de los seres humanos un deseo instintivo de vivir en paz y armonía. Es un anhelo más íntimo y más tenaz que cualquier instinto de violencia”. “Quien utiliza la religión para fomentar la violencia, contradice su aspiración más profunda y auténtica”.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios