Unas 50 mil personas participaron esta mañana en la Misa con el Papa Francisco por la Solemnidad de la Asunción de la Virgen María, en la que resaltó de manera clara la profunda reverencia y respeto de todos los presentes, así como su alegría por estar con el Santo Padre.

Las miles de personas que participaron en la Misa llegaron al lugar desde tempranas horas de la madrugada: en promedio la mayoría debió salir de sus casas aproximadamente a las 3:00 a.m. para poder pasar los controles de seguridad y para poder darle orden a la logística de este gran evento.

En las diversas tribunas del estadio se podían leer una serie de frases en italiano, español, coreano y latín, como por ejemplo "Papa Francesco siamo con te (Papa Fracisco estamos contigo", "Ti vogliamo bene (te queremos mucho)", "El pueblo está contigo", y la cita en latín de Lucas 1,45 que en español dice "Y bienaventurada la que creyó que tendrá cumplimiento lo que le fue dicho de parte del Señor".

Desde las 6:30 a.m. la orquesta y el coro acompañó la Misa cantó para los presentes que poco a poco iban llegando, para luego dar paso a un intenso momento de oración en el que solo se podía escuchar a las personas rezando el Rosario.

Luego de la oración algunos cantantes locales animaron a los asistentes con diversas interpretaciones conocidas en Corea.

La Misa se inició aproximadamente a las 10:45 a.m., luego de que el Papa saludara a diez familiares de las víctimas del ferry de Sewol, y tras un breve diálogo con un joven español que antes de iniciar la Eucaristía le pidió al Santo Padre su bendición y el ya tradicional intercambio de solideo que usa sobre la cabeza.

Más en Mundo

Juan Pablo Postigo, joven numerario del Opus Dei comentó a ACI Prensa que el Papa le agradeció el solideo y lo bendijo: "me miró  y con la mano me dijo que sí iba a venir. Fui, le besé la mano, le dije que era numerario del Opus Dei y le pedí que reza mucho por Corea del Norte porque me encantaría empezar la labor apostólica allá".

El Papa estuvo acompañado por diversos obispos del Vaticano y varios otros de Asia como el Cardenal Luis Antonio Tagle, Arzobispo de Manila.

Durante la Misa todas las personas participaron activamente de la misma y el silencio y la reverencia fueron la marca de la Celebración.

Otro de los mensajes que se podían leer en las tribunas del estadio de Daejeon, en el que se jugó algunos partidos de la Copa Mundial de fútbol Corea Japón 2002, era "Pope Hope (Papa esperanza)".

La homilía del Santo Padre, que fue leída en italiano para luego ser interpretada en coreano, tuvo como centro el tema de la esperanza cristiana que es el antídoto ante el cáncer de la desesperación.

Para el momento de la Comunión, casi un centenar de ministros de la Eucaristía entre sacerdotes y religiosas se encargaron de distribuir el Sacramento a los miles de fieles presentes.

(El artículo continúa después)

Al finalizar la Misa, el Papa rezó luego el Ángelus ofreciendo la oración por las víctimas del ferry de Sewol.

Para leer la homilia completa haga click aquí.