Cargando...

La homilía del Cardenal Sturla que irritó a los laicistas en Uruguay

Por Giselle Vargas

Cardenal Daniel Sturla, Arzobispo de Montevideo / Foto: Facebook Daniel Sturla
Cardenal Daniel Sturla, Arzobispo de Montevideo / Foto: Facebook Daniel Sturla

MONTEVIDEO, 10 Ene. 17 / 10:01 pm (ACI).- En su homilía pronunciada el pasado 24 de diciembre en Navidad, el Arzobispo de Montevideo en Uruguay, Cardenal Daniel Sturla, dijo que los católicos deben salir a anunciar el Evangelio y no quedarse en el “balde laicista”, una expresión que ha sido duramente criticada por algunos en el país y ante lo cual el Purpurado ha dado una clara respuesta.

Ese día el Cardenal dijo en su homilía: “no nos quedemos entre nosotros, introyectando dentro nuestro ese balde laicista que hace cien años le han puesto a este país, con un dogma que es que lo religioso, si es católico sobre todo, tiene que quedar en el ámbito de la conciencia individual”.

“Esa es la negación del cristianismo, porque el cristianismo es buena noticia que se anuncia y que se vive. Es buena noticia expansiva por su propia naturaleza” y “se realiza en la medida en que los que somos cristianos compartimos la buena noticia de la Salvación (...) No en la medida que nos quedemos en nuestro rinconcito católico en el que nadie nos molesta”, agregó.

“En el Uruguay plural, democrático y laico, somos una minoría los católicos practicantes que militamos. No queremos ser la minoría del achique, la minoría cobarde, la minoría que se queda tranquila y adormilada. Queremos ser gente de empuje, llenos de alegría por nuestra condición de cristianos, con el deseo de contagiar a otros”, enfatizó.

Tras la homilía del Cardenal hubo diversas reacciones contrarias como la del diputado del Partido Colorado, Ope Pasquet, quien dijo que las declaraciones fueron “infelices y desatinadas” y que la laicidad “no es un balde o un elemento negativo, sino un activo valioso al que todos contribuimos. Lamento que Sturla no lo entienda”.

A su turno, el senador del mismo partido, José Amorín, calificó como “agresiva e innecesaria (la) frase del Cardenal Sturla. Libertad y laicidad son pilares para un Estado que es y debería ser ejemplo de integración”.

La respuesta del Cardenal

Luego de las críticas, el Cardenal Sturla explicó sus afirmaciones y precisó que “una cosa es la laicidad, que es positiva, entendida como pluralidad de expresiones en la sociedad libre y democrática”.

“Es muy positivo que la Iglesia y el Estado estén separados y que cada uno tenga su marco propio de acción...lo que nosotros decimos que es negativo, es ese laicismo secularizador, que pretendió descristianizar el país, con cosas que chocan”.

Un ejemplo de ello, es que “debe ser el único país del mundo donde la Navidad, no se llama Navidad oficialmente. Creo que es parte de una realidad que le hizo daño al Uruguay, porque lo alejó de sus raíces”, agregó

Invitado al programa “Desayunos informales” de canal 12, el Cardenal precisó que en su homilía se refirió al "laicismo" y no a la "laicidad", distinción “que yo creo que en Uruguay no se puede entender mucho”.

“La laicidad es algo positivo, querido por todos los uruguayos, que implica poder expresarnos con libertad. Lo que yo llamé el ‘balde laicista’ es un dogma que el laicismo secularizador uruguayo de algún modo le impuso al país: Y que fue que lo cristiano, sobre todo si es católico, tiene que quedar en el ámbito la conciencia individual" y eso “lo tenemos” dentro “muchos católicos también”, explicó.

El Arzobispo enfatizó que “todas las ideas quieren comunicarse. Y todas las que tienen un sentido universal como el cristianismo quieren ser comunicadas a otros. Entonces eso de que lo cristiano deben quedar en el ámbito de la conciencia individual, que es como un dogma del laicismo secularizador uruguayo, eso es el balde en la cabeza”.

Lea la homilía completa AQUÍ.

También te puede interesar:

Etiquetas: Uruguay, Laicismo, Cardenal Sturla, Iglesia en Uruguay

Comentarios

El Papa Francisco en Egipto
El vlog de Giuliana
Fe y ciencia
Sacramentos.FE
Consultorio Familia y Vida

Síguenos:

El blog de Mons. José Gómez
Libros del padre José Antonio Fortea