3 de mayo de 2018 - 8:13 PM

La fe vence al mundo: El legado de un Cardenal torturado por comunistas

POR WALTER SÁNCHEZ SILVA | ACI Prensa

Cardenal Joszef Mindszenty. Foto: Wikipedia Attribution-ShareAlike 3.0 Netherlands (CC BY-SA 3.0 NL)
Cardenal Joszef Mindszenty. Foto: Wikipedia Attribution-ShareAlike 3.0 Netherlands (CC BY-SA 3.0 NL)

El Prefecto de la Congregación para el Clero, Cardenal Bienamino Stella, recordó al Cardenal húngaro József Mindszenty, que el 2 de mayo cumplió 43 años de fallecido y que dejó como uno de sus legados la fidelidad y la certeza de que “la perseverancia de la fe vence al mundo”.

Según informa L’Osservatore Romano, en la Misa que presidió el 2 de mayo el Prefecto dijo que el Cardenal Mindszenty fue “un modelo ejemplar de vida sacerdotal y de celo apostólico”, ante la persecución del régimen comunista de Hungría que sufrió en las décadas de 1940 y 1950.

Tras recordar que él y muchos otros “sufrieron la violencia y la hostilidad a causa de su fe”, el Prefecto resaltó que el Cardenal Mindszenty “es testimonio viviente de que la perseverancia de la fe vence al mundo”, ya que demostró “una fuerza especial para testimoniar el Evangelio y servir al pueblo de Dios, también en los momentos más dramáticos y en las páginas oscuras de la vida de la Iglesia de Hungría”.

En la antigua basílica romana de Santo Stefano Rotondo sul Celio, el Cardenal Stella dijo que con la Eucaristía que presidió “es como si yo estuviera pagando una deuda al conmemorar a un pastor como el Cardenal Mindszenty, por todo el bien que he recibido del testimonio sacerdotal como el suyo, especialmente en los años de mi juventud”.

El Prefecto del Clero recordó que “fueron años turbulentos y difíciles, marcados por la persecución de la Iglesia Católica, que hacían que viéramos a estos pastores” con “admiración, respeto y veneración”.

El Cardenal Mindszenty, continuó, “fue un sencillo y buen pastor, dispuesto a dar la vida por la Iglesia y por la patria”, que “sostenía y acompañaba para sacar al Pueblo de Dios de la angustia de la persecución” y “promover con firmeza la fidelidad a la Iglesia y a la doctrina cristiana, contra la opresión del régimen”.

József Mindszenty nació en Hungría en 1892. Fue ordenado sacerdote a los 23 años y designado Obispo de Verzprém en 1944. Al año siguiente fue transferido a la sede de Eztergom. Fue creado cardenal en 1946.

El 26 de diciembre de 1948 fue detenido por denunciar los abusos de la invasión soviética. Fue torturado para hacerle “confesar” sus crímenes.

Lo condenaron a cadena perpetua en 1949 en un juicio que fue una farsa. Fue liberado en 1956 y se refugió en la embajada de Estados Unidos.

Varias veces se negó a abandonar Hungría mientras el Gobierno no retirara las acusaciones calumniosas y lo reconociera como Primado del país. Finalmente, en septiembre de 1971 viajó a Roma, donde murió el 6 de mayo de 1975.

En sus memorias escribió: “En mis recuerdos, el dolor y la forzada pasividad ocupan la mayor parte de mis años. Como el paciente Job, sometido a tan duras pruebas, durante un tenebroso período de mi vida se abatió sobre mí la desdicha. Por ello, no voy a relatar tan solo lo edificante, tan solo lo satisfactorio; relataré cosas de la vida, de cuántos pesares pero también cuántos consuelos contiene, hablaré, dicho en breves palabras, de la verdad".

El Prefecto de la Congregación para el Clero dijo en su homilía que el “Cardenal Mindszenty murió por complicaciones de una intervención al corazón”.

Después de recibir la anestesia, relató el Cardenal Stella, el Purpurado húngaro dejó caer un rosario: “Así cumplió su último peregrinaje: rezando hasta el final, confiando a Dios sin reservas, confiándole ese corazón roto, que estaba consumido por toda la vida entregada a su pueblo”.

Etiquetas: cristianos perseguidos, Hungría, Comunistas, Cardenal Mindszenty

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios