18 de septiembre de 2003 - 2:10 PM

Juan Pablo II firmará documento sobre Obispos en su 25º aniversario

Redacción ACI Prensa

Juan Pablo II firmará documento sobre Obispos en su 25º aniversario

El Papa Juan Pablo II anunció hoy que firmará el próximo 16 de octubre –día en que celebre sus 25 años como Pontífice- una exhortación apostólica post-sinodal dedicada a la misión del obispo. Al recibir en Castelgandolfo a los participantes del Curso de estudio y de formación para obispos nombrados en el último año, organizado por la Congregación para los Obispos, el Santo Padre recordó que el ministerio episcopal, a la luz de la esperanza teologal, fue el tema de la última Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos, celebrada en el año 2001 y anunció que firmará en su histórico aniversario la exhortación apostólica postsinodal.

Juan Pablo II recordó a los obispos presentes que el ministerio episcopal "nos llama a llevar una vida santa. Sed -dijo- la imagen viva y visible del Buen Pastor. Velad por vuestro rebaño. ¡Amad a la Iglesia más que a vosotros mismos! Vivid en ella y por ella, dándoos por entero en el servicio pastoral".

Dirigiéndose al grupo de prelados que llegó desde distintos países, el Papa explicó que la misión pastoral que se les ha confiado "es exultante, pero hoy es especialmente ardua y difícil", debido a los problemas e incertidumbres y a que muchos están "desorientados y sin esperanza".

Por eso, añadió, "nosotros, pastores, estamos llamados a anunciar el Evangelio y a ser testigos de la esperanza, con la mirada dirigida a la Cruz, al misterio del triunfo y de la fecundidad de Cristo crucificado".

El Pontífice aseguró que el apostolado de los pastores “debe ser una superabundancia de nuestra vida interior. ¡Sed hombres de oración! Con vuestro ejemplo mostraréis el primado de la vida espiritual, es decir, el primado de la gracia, que es el alma de todo apostolado".

El Papa exhortó a los prelados a cuidar de sus "primeros colaboradores, los sacerdotes" y habló de la urgencia de "una adecuada pastoral vocacional al inicio del tercer milenio".

"Las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada son un don de Dios que hay que pedir con insistencia en la oración. Pero -terminó- también son fruto de familias fuertes y sanas, y de comunidades eclesiales donde la figura del sacerdote está bien considerada y valorada. Que la elección de los formadores en los seminarios se haga con la máxima diligencia, porque sólo el testimonio personal de una vida generosa y alegre es capaz de arrastrar los ánimos de los jóvenes de hoy".

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios