Hasta el 5 de agosto se realiza en Hong Kong la 4º Jornada Asiática de la Juventud, iniciativa de la Federación de las Conferencias Episcopales de Asia para que los jóvenes reflexionen sobre su papel fundamental al interior de la familia.

En su mensaje, los obispos piden a las familias creer "profundamente en los jóvenes, queridos y amados como don de Dios", porque ellos "pueden ejercer un papel fundamental a la hora de reforzar la relación de amor y comprensión en el interior de la familia, promoviendo el diálogo y la solidaridad con familias de tradiciones y religiones diferentes".

Los obispos señalan que bajo el lema "Juventud, esperanza de las familias asiáticas", los jóvenes se convierten en el "motivo de esperanza para las familias marginadas y desesperadas, siendo ellos los que mantienen su confianza en el Señor y su fidelidad a los ideales de verdad y bondad propios de su edad".

En ese sentido, indican que el evento será un nuevo impulso "para construir una comunidad de esperanza y de amor, siendo ellos (los jóvenes) quienes se conviertan en la esperanza de los pobres y de los oprimidos, suscitando la chispa de la esperanza" en quienes profesan otras creencias religiosas.

La 4º Jornada Asiática de la Juventud se realiza bajo los lineamientos expuestos por el Papa Benedicto XVI en el V Encuentro Mundial de las Familias, llevado a cabo en Valencia (España).

  • Tags: