9 de setiembre de 2010 - 1:45 AM

Joven tiró hostia en Misa y valencianos preparan acto de desagravio

Redacción ACI Prensa

Joven tiró hostia en Misa y valencianos preparan acto de desagravio

La comunidad católica de Rótova, Valencia, asistirá este viernes a un acto de desagravio a la Eucaristía por el sacrilegio ocurrido durante una Misa el sábado pasado, cuando un joven que acababa de comulgar se sacó la hostia de la boca y la tiró al suelo.

Los hechos ocurrieron en la iglesia parroquial de Rótova durante la fiesta patronal de la Divina Aurora. Varios jóvenes que participaban de la fiesta en las calles llegaron al templo para la Misa del mediodía y uno de ellos, tras recibir la comunión, extrajo la hostia de su boca y la tiró al suelo.

Según informa el diario Las Provincias, una vez finalizada la Misa, varios testigos  -entre ellos el juez de paz del municipio- informaron al sacerdote celebrante Víctor Jimeno de lo ocurrido. Un asistente levantó la hostia que había sido pisoteada y se la entregó al presbítero.

El Padre Jimeno reaccionó con violencia. Se acercó al joven que se encontraba aún en el templo, le dio una bofetada y lo expulsó del templo llamándolo “sacrílego”.

“Para mí el amor a la Eucaristía es superior al que tengo a mis padres. Me entró algo en el cuerpo que no sé qué pasó. Me dirigí hacia el grupo, que estaba haciéndose fotos frente al altar y le pregunté si había tirado la forma, a lo que respondió sonriendo”, declaró el sacerdote, arrepentido por agredir al joven a quien propinó además una patada en el trasero.

Horas después, el Padre Jimeno celebró una Misa y pidió perdón a los feligreses, a la familia del joven y al protagonista por su conducta. Los padres del joven también se disculparon con la feligresía por la incomprensible actitud del acusado.

El Padre Jesús Sánchez, vicario episcopal de Safor, declaró al diario Levante que éste ha sido un episodio muy "triste" y –sin justificar la violencia- explicó que el Padre Jimeno “reaccionó como un padre ante una ofensa".

El Padre Sánchez añadió que "el cura, el alcalde y el pueblo se merecen un diez por haber trabajado por el perdón y para volver a ofrecer la relación entre las partes".

"Todo esto me ha afectado mucho, estoy muy triste. Me he pasado la noche sin dormir, rezando y llorando", reveló el Padre Jimeno a Levante y admitió que es difícil hacer entender lo ocurrido a la gente que no es religiosa.

El sacerdote explicó que sólo desde la fe se puede comprender el significado de lo ocurrido con el cuerpo y la sangre de Cristo, pues "es lo peor que le pueden hacer a un creyente".

Acto de desagravio

El acto de "desagravio y reparación" fue anunciado por el Padre Jimeno de acuerdo con las instrucciones recibidas desde el Arzobispado de Valencia. La ceremonia será oficiada por el Padre Sánchez y consistirá en una "exaltación y expresión de amor a la Eucaristía", a la que se ha invitado no sólo a los feligreses de la localidad, sino también a los sacerdotes de la zona, muchos de los cuales han expresado su solidaridad con el presbítero de Rótova.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios