13 de noviembre de 2018 12:33 pm

Inician celebraciones por los 500 años de la primera Misa en Chile

Redacción ACI Prensa

Procesión Eucarística con motivo de preparación para la conmemoración de los 500 años de la primera Misa en Chile. Foto: Diócesis de Punta Arenas
Procesión Eucarística con motivo de preparación para la conmemoración de los 500 años de la primera Misa en Chile. Foto: Diócesis de Punta Arenas

Con una procesión Eucarística por la ciudad patagónica de Punta Arenas, la Iglesia en Chile comenzaron las actividades para conmemorar los 500 años de la primera Misa celebrada en el país, y que se cumplirán el 11 de noviembre de 2020.

Fray Pedro de Valderrama, capellán de la expedición y confesor del explorador portugués Hernando de Magallanes y de su tripulación, presidió el domingo 11 de noviembre de 1520 la Eucaristía en Bahía Fortescue, a orillas del Estrecho de Magallanes.

Esta Santa Misa en el extremo sur de Chile se convirtió en la primera Eucaristía celebrada en el país sudamericano.

Crédito: Diócesis de Punta Arenas

El 11 de noviembre de este año los fieles de distintas comunidades de Punta Arenas se reunieron en la Plaza de los Derechos Humanos del centro de la capital Regional de Magallanes para vivir un momento de oración ante el Santísimo Sacramento como inicio de la preparación para esta gran celebración.

El Obispo de Punta Arenas, Mons. Bernardo Bastres, presidió la oración que continuó con una procesión Eucarística hacia la Catedral de Punta Arenas.

Crédito: Diócesis de Punta Arenas

Dando “público testimonio de la Presencia Real de Cristo en el Santísimo Sacramento de la Eucaristía, caminando por la principal calle de nuestra ciudad, nos recogemos en nuestra casa común, que nos acoge con cariño, calidez y esperanza”, señaló al llegar a la catedral.

Luego se dio paso a la celebración de Eucaristía, en la que Mons. Bastres recordó que no solamente se conmemora la primera Misa en Chile, sino también el primer bautismo.

Crédito: Diócesis de Punta Arenas

Estos dos acontecimientos “se transforman en un regalo precioso para profundizar en el misterio de la Eucaristía, en sus dos dimensiones: la celebrativa que hace realmente presente a Cristo en el pan y el vino y al mismo tiempo nos invita a partirlo, repartirlo y compartirlo con los demás”.

La segunda, concluyó el Prelado, es que “si Cristo se nos entrega como alimento para nuestra vida, nosotros debemos ayudar a que toda persona tenga el alimento necesario para vivir en la dignidad de hijo de Dios”.

Etiquetas: Chile, Misa, Eucaristía, Iglesia en Chile

Comentarios