15 de noviembre de 2018 6:55 pm | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 16 de noviembre de 2018 1:05 pm

Torpeza legal dilata juicio de Arzobispo contra periodista acusado de difamación en Perú

POR DIEGO LÓPEZ MARINA | ACI Prensa

Pedro Salinas en Piura / Foto: ACI Prensa
Pedro Salinas en Piura / Foto: ACI Prensa

El miércoles 14 de noviembre la jueza Judith Cueva Calle se vio obligada a reprogramar el juicio por difamación presentada por el Arzobispo de Piura y Tumbes (Perú), Mons. José Antonio Eguren Anselmi, contra el periodista Pedro Salinas, debido a que el abogado defensor de este último no se encontraba habilitado en el Colegio de Abogados de Lima por falta de pago.

La nueva citación se realizará ante el Primer Juzgado Unipersonal Penal de Piura el próximo 18 de diciembre. Para esta nueva fecha se espera que Carlos Rivera, director del Instituto de Defensa Legal (IDL) y abogado de Salinas, cumpla con los requisitos para representar al periodista ante la corte.

Pedro Salinas es coautor del libro “Mitad Monjes, Mitad soldados”, publicado en 2015, que da cuenta de los abusos sexuales, físicos y de poder cometidos por el fundador del Sodalicio, Luis Fernando Figari, y otros miembros de esta institución a la que pertenece Mons. Eguren.

El 15 de agosto Mons. Eguren presentó una demanda por difamación agravada contra Salinas por haberlo comparado en el artículo “El Juan Barros Peruano”, publicado el 20 de enero de 2018, con el obispo chileno Juan Barros, a quien se acusa de encubrir los abusos sexuales del exsacerdote Fernando Karadima.

Barros fue Obispo de Osorno (Chile) hasta el 11 de junio, cuando el Papa Francisco aceptó su renuncia.

En el artículo, Salinas también acusa a Mons. Eguren de traficar tierras en la ciudad de Piura, para lo cual cita un reportaje de la cadena islámica Al Jazeera titulado “The Sodalitium scandal” (El escándalo Sodalicio).

Este miércoles 14, luego de anunciarse la nueva fecha para la audiencia, Salinas calificó al abogado de Mons. Eguren, Percy García Cavero, de ser “uno de esos formalistas” porque “faltaba, no sé, unos pagos para que mi abogado tenga su habilitación lista en el Colegio de Abogados, entonces fue reprogramada la audiencia”.

Sin embargo, García Cavero recordó que el artículo 286 de la ley orgánica del Poder Judicial impide a un abogado “patrocinar intereses ante este poder del Estado si no se encuentra habilitado”.

La cuota mensual para estar habilitado ante el Colegio de Abogados de Lima es de unos 17 soles, aproximadamente cinco dólares norteamericanos.

“Lamentablemente por la falta de cuidado en este aspecto, tan básico y esencial, esto se ha tenido que reprogramar. Esperemos que tengan un poco más de cuidado en la forma como se ejerce la defensa para evitar estas dilaciones que perjudican a todos”, señaló el abogado del Arzobispo.

Según Salinas el proceso en su contra “está como plagado de cositas raras y extrañas”. “Me llama la atención que una jueza admita un mamarracho, una cantinflada como la querella de Eguren contra mí y la que ha presentado contra Paola Ugaz, es surrealismo puro”, afirmó.

En otra entrevista, realizada horas antes de la audiencia por Cutivalú Radio, el abogado de Salinas dijo que “lo que se está judicializando es la opinión y el resultado de una investigación periodística”.

Sin embargo, en los exteriores de la Corte Suprema de Justicia de Piura, el abogado de Mons. Eguren explicó que el juicio por difamación “no tiene nada que ver con el libro del señor Salinas ni con ninguna de las investigaciones que haya hecho él con relación a los abusos”.

“Esto tiene que ver específicamente con la afirmación que Salinas hace, categórica, de que mi patrocinado fue parte fundamental en este sistema de abusos que él ha detectado en su investigación periodística”, detalló.

Añadió que estas difamaciones ocurren “a pesar de haber existido una investigación en Lima en el que mi patrocinado (Mons. Eguren) fue excluido porque no existía ninguna vinculación con los hechos que se le atribuyen al señor Figari”.

En 2016 Salinas denunció a Mons. Eguren y a otros miembros del Sodalicio por delitos de secuestro, lesiones graves y asociación ilícita. La fiscal desestimó los cargos contra el Arzobispo y esta decisión fue corroborada por un fiscal superior.

García Cavero aseguró que no puede considerarse como una mera opinión de Salinas haber llamado a Mons. Eguren “‘creador de una cultura de abusos sexuales’ o ser el ‘personaje central de una trama de tráficos de tierra’”.

“Eso no es una opinión, es una afirmación y que se ha intensificado desde la última publicación del señor Salinas en que llama a mi patrocinado ‘depredador con suerte’. Creo que estamos entrando en una dinámica en la que el señor Salinas sigue insultando, haciendo acusaciones difamatorias, cuando desde un principio se le pidió, cuando salieron las primeras acusaciones a principios de año, que rectifique”, agregó García.

Entre sus declaraciones a los medios, Salinas calificó el juicio en su contra como una “venganza” por haber destapado los abusos dentro del Sodalicio. Sin embargo, García Cavero reiteró que “nadie está limitando el derecho del señor Salinas a investigar”.

“Él ha hecho cosas que personalmente considero positivas, pero lo que uno tiene que tener como periodista y, como cualquier ser humano, es mesura y cuidado con lo que dice, porque quienes están en el otro lado de la investigación son seres humanos, son personas con honor y reputación. Por lo tanto, uno tiene que tener la consideración de utilizar las maneras y formas de poder expresarse de otros. Hubo términos que no los voy a reproducir, utilizados por el señor Salinas en entrevistas y todo lo demás, que ya no son ofensivas, son insultantes. Es una sociedad democrática, uno respeta la libertad de otro, pero con límites”, explicó el abogado.

Previo a la citación judicial del 14 de noviembre, Salinas y su abogado dijeron que la jueza no había admitido los documentos de su defensa por haber olvidado presentar la fotocopia del documento nacional de identidad (DNI) del querellado, y calificaron de “innecesario” este pedido.

García Cavero indicó que Salinas “efectivamente contesta la querella sin el DNI, siendo un requisito necesario para contestar una acusación. No es que él no esté identificado, porque fue notificado en su domicilio; sino que, cuando uno contesta una querella y se presentan documentos, hay que acreditar que quien está presentando dichos documentos es realmente quien dice ser”.

En ese sentido, el abogado de Mons. Eguren aseguró no tener “ningún problema de que el señor Salinas pueda solicitar que sus pruebas al inicio del juicio puedan ser actuadas (utilizadas)”.

“Estoy autorizado por mi patrocinado de aceptar todas las pruebas que él quiera y que ofreció en su momento en el escrito. No tendríamos ningún inconveniente en que sean aceptadas y por lo tanto llevar un juicio equiparado y simétrico”. Sin embargo, aclaró que ha sido responsabilidad de la “mala defensa” de Salinas el no haber “cumplido con los requerimientos judiciales oportunamente”.  

¿Estrategia internacional?

Pedro Salinas, que se hizo conocido en Perú en los últimos años por las denuncias de abusos sexuales en el Sodalicio, sería, según el portal peruano de opinión La Abeja, el “peón” de una campaña internacional para desprestigiar a la Iglesia utilizando los casos de abusos.

El 5 de noviembre este portal peruano publicó un documento de ocho páginas titulado The Accountability Project, información obtenida de forma “clasificada” y que expone la estrategia de un grupo internacional para desprestigiar a la Iglesia Católica y procesar a sus líderes “por crímenes de lesa humanidad por incitar y encubrir la violación y el asalto sexual de niños por parte de sacerdotes”.

Como indica La Abeja, entre otras denuncias presentadas en su publicación, en la página 6 del documento se menciona al periodista Pedro Salinas como integrante del “Grupo de estrategia internacional, políticas y alianzas” de The Accountability Project.

Según este documento, una de las directivas es “identificar al menos un caso para llevarlo ante los tribunales internacionales”. “Y, como ya lo mencionamos, en enero de 2018 Salinas inicia su ataque a Monseñor José Antonio Eguren”, advierte La Abeja.

Luego, el portal publicó correos electrónicos filtrados que vinculan al periodista con este grupo internacional. Salinas, indica La Abeja, es un “peón de una estrategia mucho más grande”.

“De lo que se trata es de develar que las acciones de Pedro Salinas y los periodistas que ha unido a su ‘campaña específica’ (términos del Accountability Project), parecerían entrañar intenciones que van mucho más allá de su compasión por las víctimas, como son, entre otras, la relativa fama que ha alcanzado con este caso (hasta entonces era un periodista de cuarta línea), y la rentabilidad mediática y económica que todo esto supone”, señala La Abeja.

Salinas se burló de este artículo desde su cuenta de Facebook y el portal publicó una columna sobre el periodista.

ACI Prensa buscó a Salinas a la salida del Poder Judicial de Piura para conocer su opinión sobre el artículo de La Abeja.

El periodista, que aprovechó su viaje a Piura para presentar en su hotel ante la prensa amiga la tercera edición de su libro, dijo sobre los autores del artículo “que están fumando de la mala (marihuana)”.

“Es alucinante. Según esa cosa soy de los hombres más poderosos y ricos del país. Soy parte de una suerte de confabulación internacional, porque hablan de una cosa que se llama el Acuerdo de Varsovia, algo así como los Protocolos de los Sabios de Sión, y que yo con diez amigos más vamos a destruir la Iglesia. Se han fumado una palmera”, dijo al respecto.

Salinas y sus opiniones sobre la Iglesia

Pedro Eduardo Salinas Chacaltana, un ex miembro del Sodalicio, es conocido por su abierta posición contraria a la religión en general y a la católica en particular.

Según relató en una entrevista con el periodista Beto Ortiz en el programa Abre los Ojos, el 18 de enero de 2013, Salinas quiso llamar a su primer libro –que finalmente se llamó “Al Diablo con Dios” – “Dios es homofóbico” y antes “Me cago en Dios”. Luego dijo “me cago en Dios, me cago en la Virgen”.

Ese mismo año escribió en su blog: “¿Prefieres estar con Dios o con el diablo?” (…) “Con el diablo se la debe pasar uno más entretenido, sin lugar a dudas”.

En otra oportunidad dijo que “la iglesia es una organización teocrática, monárquica, totalitaria, vertical, algo que yo combato”.

También, al reconocer el éxito de la Marcha por la Vida 2015, que reunió a medio millón de personas contra el aborto, Salinas criticó que el Estado no frene el “conservadurismo” en Perú, y aseguró que quiere para sus hijos “que vivan en un país en el que coexistan con ciudadanos con pensamientos libres, y no en un lugar preñado de borregos con creencias atávicas”.

El juicio por difamación que Mons. Eguren entabló contra Salinas debería reiniciarse en diciembre; mientras que un similar juicio iniciado contra la periodista peruana Paola Ugaz, aún no tiene fecha para la fase oral.

Ambos periodistas, coautores de “Mitad Monjes, Mitad Soldados”, han buscado ejercer presión pública a través de redes sociales, de organizaciones de la izquierda peruana, e incluso de la Iglesia, para forzar el cese de sus respectivos juicios, aduciendo que éstos son una violación de su “libertad de expresión”.

El abogado del Mons. Eguren, sin embargo, ha confirmado la total legitimidad de los procesos, que seguirán su curso legal.

Etiquetas: Piura, Mons. José Antonio Eguren, juicio, Mons. Eguren, Pedro Salinas

Comentarios