5 de agosto de 2003 - 2:09 PM

Iglesia siempre se opondrá intentos de aprobar unión de homosexuales, dice obispo mexicano

Redacción ACI Prensa

Iglesia siempre se opondrá intentos de aprobar unión de homosexuales, dice obispo mexicano

Al comentar el reciente documento “Consideraciones acerca de los proyectos de reconocimiento legal de las uniones entre personas homosexuales, Mons. Felipe Arizmendi, Obispo San Cristóbal de las Casas, señaló que la Iglesia “siempre se opondrá a partidos, organizaciones, gobiernos y personas que intenten aprobar como legal la unión de homosexuales, equiparándola al matrimonio”. Mons. Arizmendi explicó que el documento, elaborado por la Congregación para la Doctrina de la Fe, con la aprobación del Papa Juan Pablo II, “no contiene nuevos elementos doctrinales; no hay novedad o variación en la doctrina tradicional del Evangelio y de la Iglesia Católica. Es un servicio ofrecido en particular a los legisladores católicos, para que tengan claridad a la hora de emitir su voto sobre estos proyectos”.

Luego, el Prelado recordó que “la doctrina de la Iglesia al respecto no es nueva ni depende de su autoridad, sino que está claramente inspirada en la revelación divina, como consta en la Biblia y en la Tradición católica”.

“Ante todo, Dios formó a la humanidad creando sólo 'varón y hembra' (Gén 1,27). No creó otros sexos intermedios, indefinidos o mezclados. Creó el matrimonio precisamente entre un hombre y una mujer (cf Gén 2,24; Mt 19,3-12; Mc 10,6-9). Así lo han reconocido las grandes culturas del mundo”, agregó.

“Por ello –continuó–, en la Sagrada Escritura están definitivamente condenadas las relaciones homosexuales como graves depravaciones. San Pablo las califica de 'pasiones infames: pues sus mujeres invirtieron las relaciones naturales por otras contra la naturaleza; igualmente los hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se abrasaron en deseos los unos por los otros, cometiendo la infamia de hombre con hombre, recibiendo en sí mismos el pago merecido de su extravío' (Rom 1,26-27). 'No se engañen. Ni los impuros, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales... heredarán el Reino de Dios' (1 Cor 6,9-10)”.

En consecuencia, el Obispo afirmó que “la Iglesia siempre se opondrá a partidos, organizaciones, gobiernos y personas que intenten aprobar como legal la unión de homosexuales, equiparándola al matrimonio, sobre todo cuando se les quiere dar facultad legal de adoptar niños”.

Asimismo, Mons. Arizmendi señaló que “aunque nos critiquen diciendo que somos anticuados, esta actitud de la Iglesia no es facultativa, sino obligatoria, si quiere mantenerse fiel a los mandatos divinos. Aunque cambien los tiempos y las leyes, la Palabra de Dios no cambia, ni está sujeta a caprichos y presiones de aquellos cuyo dios es su vientre y su sexo”.

“Sin embargo, las personas homosexuales merecen todo respeto, ayuda y atención humana, médica, psicológica, familiar y pastoral. El hecho de condenar la homosexualidad, no es una condenación de las personas homosexuales. No se les debe discriminar, ni ofender, sino comprender y apoyar, para que puedan vivir cristiana y castamente su situación personal. Seamos respetuosos con ellos, pero no que pretendan que las leyes aprueben como legítimo algo que es contra la misma naturaleza”, concluyó.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios