14 de mayo de 2018 8:19 pm

Iglesia en Venezuela reitera llamado a postergar elecciones ante falta de garantías

Redacción ACI Prensa

Imagen referencial. Foto: Efecto Eco (CC BY 3.0)
Imagen referencial. Foto: Efecto Eco (CC BY 3.0)

La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) consideró “urgente” que se posterguen las elecciones presidenciales, convocadas para el 20 de mayo, para garantizar un “proceso electoral libre”.

En un comunicado publicado el 14 de mayo, los obispos venezolanos reiteraron su llamado realizado en abril para postergar las elecciones hasta el último trimestre del 2018.

Para los obispos, los “problemas humanos” en Venezuela son tan graves que “se deslegitima la realización de las elecciones presidenciales”.

Las irregularidades del proceso, advirtieron, lejos ayudar a solucionar la crisis de Venezuela, “pueden agravarla y conducirlo a una catástrofe humanitaria sin precedentes”.

Los obispos aseguraron que esta petición la hacen “por el bien del país”, y recordaron que “no se puede anteponer el interés de pequeños grupos políticos, ante el interés de la gran mayoría de la población venezolana”.

Las elecciones en Venezuela debían realizarse originalmente en diciembre de 2018, pero fueron adelantadas por el Consejo Nacional Electoral y la Asamblea Nacional Constituyente, ambas instituciones controladas por el Gobierno del presidente Nicolás Maduro. Tras un acuerdo con otros grupos políticos se decidió que la fecha para la votación sería el 20 de mayo.

Este año, el llamado “Grupo de Lima”, que comprende a una docena de países americanos como Argentina, Perú, Chile y Colombia, expresó su rechazo al adelanto de elecciones en Venezuela, y advirtió que un proceso sin “todos los actores políticos venezolanos, con observación y estándares internacionales” carecerá “de toda legitimidad y credibilidad”.

El Departamento de Estado de Estados Unidos denunció en 2017 una serie de prácticas de violación de derechos humanos en Venezuela, entre ellos “ejecuciones extrajudiciales por parte de fuerzas de seguridad, incluyendo ‘colectivos’ patrocinados por el gobierno”.

También señaló casos de “tortura por parte de fuerzas de seguridad; condiciones de prisión duras y que amenazan la vida; detenciones arbitrarias generalizadas; y prisioneros políticos”.

Todo esto, indicó el Departamento de Estado, en un país en el que por más de una década “el poder político ha estado concentrado en un solo partido con un ejecutivo crecientemente autoritario ejerciendo el poder sobre las ramas legislativas, judiciales, ciudadanas y electorales del gobierno”.

En su comunicado, los obispos lamentaron que en Venezuela “cada día vamos entrando en una espiral de conflictos que tiene su raíz en la crisis generalizada que se vive en el país”.

Esta crisis, precisaron, “afecta poderosamente a las personas y a las familias más vulnerables: los pobres, los campesinos, los obreros, los enfermos, los ancianos, los indígenas y los niños”.

“Pero no solo son estos sectores los afectados, también la sufren los profesionales, los estudiantes y las instituciones en general”, señalaron.

“Esta realidad no ha sido atendida ni por el gobierno nacional ni por los gobiernos regionales, y clama al cielo el deterioro creciente que sufre el pueblo”.

Como consecuencia, señalaron, se puede observar “la indiferencia ante una campaña electoral que no ha tenido emociones, ni proyecto país, ni un número considerable de seguidores”.

“En el fondo el pueblo entiende que la convocatoria a estas elecciones ha sido hecha con tanta antelación por ventajismo e intereses políticos, además de ser ilegítima por el ente que la convocó”, añadieron.

Los obispos recordaron luego que “la Iglesia celebra la solemnidad de Pentecostés el 20 de mayo, por lo que pedimos al Espíritu Santo que guíe las mentes y los corazones de los Venezolanos, para que ratifiquemos nuestro servicio al país y su gente, entendiendo que la democracia y sus valores se perfeccionan si las condiciones de convivencia, de desarrollo y de la vivencia del bien común favorecen a todo el pueblo”.

Etiquetas: Venezuela, Iglesia en Venezuela, Obispos de Venezuela, Crisis en Venezuela

Comentarios