El secretario del Comité Justicia, Paz y Desarrollo del Episcopado de la India, P. Charles Irudayam, expresó la condena de la Iglesia a las operaciones de cambio de sexo en niñas menores de un año y que ya habría afectado a unas 300 bebes en el estado central de Madhya Pradesh.

"Hemos condenado enérgicamente, como los obispos de la India, esta horrible práctica. Es el resultado de una mentalidad que favorece al varón como una fuente de beneficios y como hijo de un mayor valor, mortificando la dignidad de la mujer", dijo el sacerdote a la agencia Fides en declaraciones difundidas este viernes.

Fides indicó que estas prácticas, conocida como genitoplastía, son pedidas por los padres. El Gobierno local ha iniciado una investigación para detener estas operaciones que han convertido a la ciudad de Indore (Madhya Pradesh), en un destino para familias de Nueva Delhi y Mumbai.

Por su parte, el portavoz del Consejo de Obispos de Madhya Pradesh, P. Anand Muttungal, explicó que esto se da porque en las familias de fe hindú está la "creencia de que para tener la salvación, se necesita un hijo varón. Con el factor religioso, el problema se hace más grande".

El P. Irudayam dijo que "la responsabilidad es, ante todo, de los padres que demandan (la operación), y de los médicos que hacen este trabajo". Añadió que la Iglesia sigue trabajando para promover "la dignidad y los derechos de las mujeres en la sociedad. Pero tenemos que luchar contra una mentalidad arraigada, y es por lo tanto, un trabajo que necesita su tiempo".

El sacerdote recordó el fenómeno del aborto selectivo que según algunos estudios "en los últimos veinte años ha afectado a más de cinco millones de niñas".

En la India las mujeres sufren diversas discriminaciones desde la niñez, en el acceso a la educación, en el empleo y en otros los sectores de la sociedad.

  • Tags: