30 de octubre de 2012 - 10:19 AM

Iglesia Católica en EEUU brindó preparación y refugio ante tragedia de huracán Sandy

Redacción ACI Prensa/EWTN Noticias

Una calle de Nueva York afectada por el huracán Sandy (Crédito: Justin Brannan en Twitter.com)
Una calle de Nueva York afectada por el huracán Sandy (Crédito: Justin Brannan en Twitter.com)

La Iglesia Católica en Estados Unidos ayudó desde un inicio a la población de la costa este del país a prepararse para el desastre del paso del huracán Sandy por la costa este del país, ofreciendo albergue y organizando los esfuerzos de respuesta rápida ante la emergencia.

El huracán Sandy golpeó anoche la costa este de Estados Unidos, con particular fuerza en los estados de Nueva York y Nueva Jersey, ocasionado 16 muertes, que se sumaron a las 67 víctimas que dejó el fenómeno natural a su paso por Jamaica, Cuba y Haití.

Días antes de la llegada del huracán a Estados Unidos, Caridades Católicas de ese país ofrecieron refugio a indigentes y desamparados, y prepararon a la población para saber cómo hacer frente al desastre natural.

En un comunicado emitido el 27 de octubre, el presidente de Caridades Católicas de Estados Unidos, P. Larry Snyder, aseguró que "desde el huracán Katrina, nos hemos enfocado en estar preparados para futuros desastres".

"No sólo respondemos pronto, sino que nuestra presencia en la comunidad también nos pone en una posición para estar disponibles para ayuda rápida, y proveer apoyo a largo plazo", señaló.

Los expertos han calculado las pérdidas que podría haber causado el huracán en mil millones de dólares.

Caridades Católicas de Estados Unidos ha trabajado con sus agencias locales en los días previos al huracán, para "asegurar que tengan provisiones, para responder ante cualquier posible necesidad que el huracán pudiera crear en sus comunidades", señaló el grupo.

Las agencias locales en toda la costa esta de Estados Unidos estuvo en capacidad de proveer alivio ante el desastre, y continuará brindando servicios de recuperación tras la tormenta, incluyendo alimento, refugio, consejería y apoyo financiero.

La oficina nacional dijo que una de las partes más difíciles de prepararse para la tormenta fue la incertidumbre sobre cuál sería el impacto en las diferentes áreas.

"Uno de los mayores errores que la gente hace es tomar a la ligera estas clases de advertencias climáticas", dijo el vicepresidente de operaciones de desastre de Caridades Católicas de Estados Unidos, Samuel Chambers.

La organización católica también brindó a los pobladores locales información sobre el progreso del huracán, colocando actualizaciones en Twitter, principalmente sobre cómo prepararse para el paso de la tormenta, e instalaron un teléfono para desastres.

En un comunicado emitido el 29 de octubre, el Arzobispo de Filadelfia, Mons. Charles Chaput, pidió oraciones "por todas aquellas personas heridas u obligadas a abandonar sus hogares por este terrible desastre natural".

El Arzobispo de Filadelfia saludó el trabajo realizado por las autoridades de los estados de la costa este del país, por responder "rápida y vigorosamente" a la emergencia.

Etiquetas: Estados Unidos, Desastres Naturales

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Comentarios