Cargando...

Cuarto domingo de Cuaresma

Por Diego López Marina

Cuarto Domingo de Cuaresma
Cuarto Domingo de Cuaresma

REDACCIÓN CENTRAL, 06 Mar. 16 / 12:08 am (ACI).- Este 6 de marzo la Iglesia celebra el cuarto domingo de Cuaresma. El Evangelio del día corresponde a la lectura de Lucas 15:1-3, 11-32, pasaje en el que Jesús narra la parábola del hijo pródigo.

A continuación puede leer el Evangelio y la homilía del Obispo de Santa María de los Ángeles (Chile), Mons. Felipe Bacarreza Rodríguez:

Evangelio del día Lucas 15:1-3, 11-32

1 Todos los publicanos y los pecadores se acercaban a él para oírle,
2 y los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: «Este acoge a los pecadores y come con ellos.»
3 Entonces les dijo esta parábola.
11 Dijo: «Un hombre tenía dos hijos;
12 y el menor de ellos dijo al padre: "Padre, dame la parte de la hacienda que me corresponde." Y él les repartió la hacienda.
13 Pocos días después el hijo menor lo reunió todo y se marchó a un país lejano donde malgastó su hacienda viviendo como un libertino.
14 «Cuando hubo gastado todo, sobrevino un hambre extrema en aquel país, y comenzó a pasar necesidad.
15 Entonces, fue y se ajustó con uno de los ciudadanos de aquel país, que le envió a sus fincas a apacentar puercos.
16 Y deseaba llenar su vientre con las algarrobas que comían los puercos, pero nadie se las daba.
17 Y entrando en sí mismo, dijo: "¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen pan en abundancia, mientras que yo aquí me muero de hambre!
18 Me levantaré, iré a mi padre y le diré: Padre, pequé contra el cielo y ante ti.
19 Ya no merezco ser llamado hijo tuyo, trátame como a uno de tus jornaleros."
20 Y, levantándose, partió hacia su padre. «Estando él todavía lejos, le vió su padre y, conmovido, corrió, se echó a su cuello y le besó efusivamente.
21 El hijo le dijo: "Padre, pequé contra el cielo y ante ti; ya no merezco ser llamado hijo tuyo."
22 Pero el padre dijo a sus siervos: "Traed aprisa el mejor vestido y vestidle, ponedle un anillo en su mano y unas sandalias en los pies.
23 Traed el novillo cebado, matadlo, y comamos y celebremos una fiesta,
24 porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la vida; estaba perdido y ha sido hallado." Y comenzaron la fiesta.
25 «Su hijo mayor estaba en el campo y, al volver, cuando se acercó a la casa, oyó la música y las danzas;
26 y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello.
27 El le dijo: "Ha vuelto tu hermano y tu padre ha matado el novillo cebado, porque le ha recobrado sano."
28 El se irritó y no quería entrar. Salió su padre, y le suplicaba.
29 Pero él replicó a su padre: "Hace tantos años que te sirvo, y jamás dejé de cumplir una orden tuya, pero nunca me has dado un cabrito para tener una fiesta con mis amigos;
30 y ¡ahora que ha venido ese hijo tuyo, que ha devorado tu hacienda con prostitutas, has matado para él el novillo cebado!"
31 «Pero él le dijo: "Hijo, tú siempre estás conmigo, y todo lo mío es tuyo;
32 pero convenía celebrar una fiesta y alegrarse, porque este hermano tuyo estaba muerto, y ha vuelto a la vida; estaba perdido, y ha sido hallado."»

Puede revisar las otras lecturas litúrgicas del día AQUÍ

Homilía de Mons. Bacarreza:

El Evangelio de este IV Domingo de Cuaresma es la conocida parábola del hijo pródigo. Pero el personaje principal de la parábola no es este hijo, y menos el otro hijo, sino el padre. La parábola tiene como finalidad mostrar la misericordia de Dios, que resplandece infinitamente en contraste con la miseria y la pequeñez del hombre.

Para entender la intención con que Jesús expuso esta parábola hay que detenerse en la ocasión concreta que la motivó. La lectura de la parábola es precedida por los primeros versículos del capítulo XV de San Lucas precisamente para atraer nuestra atención sobre este punto.

"Todos los publicanos y los pecadores se acercaban a Jesús para oírlo". San Lucas comienza con una cierta exageración con el fin de destacar el punto central de la parábola; es cierto que algunos antiguos códices omiten la palabra "todos". Por otro lado, están los fariseos y los escribas, que ante esta conducta de Jesús reaccionan "murmurando". El verbo "murmurar" es un término técnico que expresa la resistencia culpable del hombre a la acción de Dios. Los fariseos y los escribas murmuraban: "Éste acoge a los pecadores y come con ellos". Lo decían reprochando y condenando; pero nadie habría podido decir acerca de Jesús algo más verdadero y más consolador.

Para leer la homilía completa puede ingresar AQUÍ

Etiquetas: Iglesia Católica, homilía, Cuaresma, evangelio diario

Comentarios

Síguenos:

Actividad reciente: