1 de junio de 2003 - 2:12 PM

Hacer pública la fe es deber y derecho de todos los cristianos, afirma Obispo mexicano

Redacción ACI Prensa

Hacer pública la fe es deber y derecho de todos los cristianos, afirma Obispo mexicano

En su habitual mensaje semanal, el Obispo de San Cristóbal de las Casas, Mons. Felipe Arizmendi Esquivel, explicó que hacer pública la fe es un deber y un derecho de todos los cristianos sin callar como “quisieran los enemigos de la Iglesia”. El Prelado afirmó que “el mandato del Señor de predicar su Evangelio a todas las creaturas para que este mundo sea más justo y digno, nos obliga a no quedarnos encerrados en los templos, en las sacristías, sólo mirando al cielo y hablando de ángeles y nubes etéreas”.

“Esto es lo que quisieran los enemigos de la Iglesia, e incluso algunos que se consideran católicos, pero que son unos analfabetas en religión, que se han quedado anclados en concepciones raquíticas y limitadas de nuestra identidad y tarea. Tienen una idea de la religión y de la Iglesia que no corresponde al mandato de Cristo. La misión de la Iglesia es religiosa, pero por ello es plenamente humana, pues la gloria de Dios consiste en que el hombre viva”, resaltó el Obispo.

Mons. Arizmendi agregó que “el Evangelio debe iluminar la vida toda, como es la familia, la escuela, la política, la economía, el deporte, las relaciones internacionales, etc. En este sentido, no se pueden separar fe y política, religión y proceso electoral. Se distinguen, pero no son antagónicos. Si la fe cristiana es verdadera, debe influir en las campañas electorales, en las plataformas de los partidos, en la selección de candidatos, en la emisión del voto. Si la religión no llega a estos campos, es incompleta, mocha, coja, espiritualista; es decir, no es cristiana”.

“Por ello –continuó el Prelado–, que quede claro otra vez, los obispos no pretendemos el poder civil y político; no queremos imponer por la fuerza una sola concepción de la vida; no luchamos al lado de un partido político; no hacemos proselitismo a favor o en contra de candidatos o partidos. Sólo ofrecemos criterios a la comunidad para que haga una buena elección de sus legisladores y gobernantes. Sólo les recordamos las verdades fundamentales del Evangelio”.

“Les decimos, por ejemplo, que analicen si están dispuestos a hacerse corresponsables de asesinatos de inocentes, cuando apoyan con su voto a quienes legitiman el aborto, porque fallan al quinto mandamiento de la ley de Dios, que nos ordena respetar la vida. Predicamos a los creyentes que Dios hizo sólo dos sexos: masculino y femenino; que estableció el matrimonio entre hombre y mujer. Por tanto, si un católico apoya con su voto a quienes pretenden llevar al país por caminos distintos, colabora a la corrupción y a la distorsión moral de la nación. Piénsenlo”, afirmó.

Asimismo, el Obispo enfatizó que “los obispos no somos dueños de su conciencia y de su libertad ciudadana. Pero deténganse a analizar a quién van a apoyar con su voto, y no se dejen engañar por la publicidad, o por otros intereses. Y si algún candidato se siente ofendido porque recordamos estos principios morales, ¡quién sabe cómo estén su conciencia y su vida! ¿La ciudadanía puede confiar en él?”

“Pongamos los ojos en Jesús y que Él sea nuestro camino, nuestra verdad y nuestra vida. Sigamos su ejemplo, para construir un adelanto de cielo desde esta tierra. Dejémonos conducir por su Evangelio, y que Él sea nuestra luz, también en tiempos y decisiones electorales”, concluyó el Prelado.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios