El Ministro del Interior, Giuliano Amato, afirmó ante el Senado que el secuestro aéreo perpetrado por un joven turco no debe hacer peligrar la seguridad del Papa Benedicto XVI durante su viaje a Turquía a fines de noviembre próximo.

"Todos teníamos en mente la visita del Papa a Turquía", señaló Amato durante una sesión del Senado, a la que acudió para informar los pormenores del secuestro del Boeing 737 de Turkish Airlines con 113 personas a bordo.

"En relación con esa visita, que ciertamente presentará delicados problemas de seguridad, es difícil ver en este episodio (el secuestro aéreo) nada que agrave estos problemas de seguridad", indicó.

Según el Ministro, el hecho "ha dejado ver el buen funcionamiento de nuestro sistema de prevención y seguridad".

  • Tags: