4 de septiembre de 2009 3:19 am

Fundador de la Familia Sodálite pide devolver sentido cristiano a término "reconciliación"

Redacción ACI Prensa

Fundador de la Familia Sodálite pide devolver sentido cristiano a término "reconciliación"

El fundador y superior general del Sodalicio de Vida Cristiana, Luis Fernando Figari, afirmó que en los últimos tiempos –debido a la secularización y al agnosticismo funcional – se ha empobrecido la palabra "reconciliación" y alentó a los católicos a recuperar su significado a partir de la iniciativa de Dios que sale al encuentro de los hombres para superar las profundas rupturas suscitadas por el pecado.

Al participar en el Congreso Internacional "Caridad, Reconciliación y Dignidad Humana", organizado por el Arzobispado de Lima y la asociación Vida y Espiritualidad, el fundador de la Familia Sodálite, explicó que "hay palabras que no se entienden o se malentienden. También hay otras que, a fuerza de ser utilizadas, pierden o ven debilitada su carga significativa. Una de ellas es la ‘reconciliación’. En el mundo secular se ha usado e incluso abusado mucho de la palabra, no pocas veces en un sentido restringido, despojándola de su magnitud".

Figari ofreció la ponencia "El Señor Jesús, Reconciliador del ser humano", señaló que ahora vivimos en "una de las épocas más oscuras de la humanidad", y en este contexto se "habla de la reconciliación en muchos ámbitos, lo que en principio no está mal".

Sin embargo, explicó que los intentos históricos por alcanzarla -como la Sociedad de las Naciones, luego de la llamada Primera Guerra mundial, o la Organización de las Naciones Unidas, luego de la Segunda- no han sido suficientes.

"Problemas acuciantes como la globalización o la situación de un mercado mundial y la mundialización de las finanzas, referidos de manera sugerente en la encíclica social del Magisterio del Papa Benedicto, hablan con claridad de la necesidad de reajustes, pero más aún de reformas substanciales que vayan a la raíz y sirvan de cura a las dolencias", indicó.

"En nuestros días se habla mucho de reconciliación. Sin embargo, o bien se la practica poco, o bien se restringe su significado según prismas ideológicos. Obviamente, si no se entiende bien lo que es, la comprensión limitará su aplicación y concreción en la vida de las personas y de los pueblos", advirtió.

Asimismo, recordó que la Iglesia enseña desde hace mucho tiempo que los derechos de la persona "brotan de su dignidad de hijo de Dios, creado a su imagen y semejanza".

El fundador peruano recordó que este año 2009 ha sido declarado por la ONU como el Año Internacional de la Reconciliación. Ante esto, consideró que "no podemos menos que albergar un gran júbilo interior" pero "tampoco podemos callar la incomodidad porque esa reconciliación es planteada en un sentido incompleto" pues "no agota el alcance de lo que es la deseada reconciliación que anhela el ser humano, y que encuentra su explicitación en la divina Revelación".

Señaló Figari que la referida resolución invita a promover un concepto auténtico de reconciliación, como se ha hecho desde mediados de los años ‘80 en el Perú, buscando presentar una visión completa de la reconciliación en sus diversos aspectos, según una concepción integral del ser humano. "La presentación de la reconciliación en relación a Dios, a uno mismo, a los demás y al mundo ha sido una constante de los diversos Congresos Internacionales de la Reconciliación y otros eventos y publicaciones que han ido ahondando en una visión integral de la reconciliación como respuesta que, nacida de la fe, busca presentar al hombre de hoy a Cristo Reconciliador".

Figari pidió que se debe recordar que "la reconciliación es una iniciativa divina, expresión de la sobreabundancia del amor de Dios por el ser humano, que se manifiesta en la historia y alcanza su plenitud en la Encarnación del Señor Jesús. Él es la Reconciliación".

"El Señor Jesús que, en su persona y sus misterios, vino a reconciliar al ser humano con Dios, con las profundidades de la propia mismidad, con los demás seres humanos, y con la creación, se presenta hoy como ayer a los seres humanos en la proclamación y consumación siempre actual de su amor. Es el mismo, ayer, hoy y lo será siempre, como leemos en la Escritura y lo hemos repetido tanto en los últimos años en el Continente de la Esperanza", agregó.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios