27 de agosto de 2003 - 2:12 PM

Feministas que inspiraron campaña antinatalista pasan de victimarias a víctimas en el Perú

Redacción ACI Prensa

Feministas que inspiraron campaña antinatalista pasan de victimarias a víctimas en el Perú

En un acontecimiento sin precedentes, el Gobierno peruano decidió indemnizar a familiares de una de las numerosas víctimas fatales de la campaña de esterilizaciones forzadas lanzadas por el ex presidente Alberto Fujimori; pero en un inusitado giro, los grupos feministas que apoyaron la campaña han aparecido ahora como beneficiarios de la indemnización. El martes 27, el Gobierno peruano, por mandato de la Comisión de Derechos Humanos de la OEA, indemnizó a la familia de Maria Mamerita Mestanza Chávez, del departamento norandino de Cajamarca, quien murió a causa de una esterilización forzada como parte de la brutal campaña de cuotas establecidas por Fujimori.

La ceremonia se llevó a cabo en el Ministerio de Justicia con la presencia de representantes del Ministerio de la Mujer, Ministerio de Salud, Ministerio de Justicia, organizaciones feministas y un delegado de la Conferencia Episcopal Peruana, a quien hasta el final se trató de soslayar del evento.

Lo paradójico es que el acuerdo de indemnización incluye una cláusula en la que se aprueba financiar a las “organizaciones capacitadas en estos temas” –palabras textuales del Ministro de Salud, Álvaro Vidal–, en evidente referencia a las organizaciones feministas que asistieron al evento, pese a que durante el gobierno de Fujimori apoyaron la indiscriminada campaña de control natal hasta que ésta se convirtió en un escándalo político y un drama social.

Una fuente de la Comisión de Defensa de la Vida del Episcopado señaló a ACI Prensa que “esta pseudo-solución tiene un marcado sesgo anti-vida, evidenciado en la explicación que señala que la causa de la muerte de la paciente fue una mera ‘falta de capacitación en la técnica’, cuando en realidad fue la campaña masiva de esterilización, y el mismo hecho de la esterilización la causa de la muerte de María Mamerita, así como de otros 200 casos más de mujeres víctimas de estas operaciones forzadas”.

La fuente recordó que durante el gobierno de Fujimori, “USAID destinó gran cantidad de dinero a organizaciones anti-vida para llevar a cabo este programa de esterilización”: así por ejemplo, el movimiento feminista “Manuela Ramos” y “Alternativa” recibieron 25 millones de dólares; mientras que el organismo controlista INPPARES, uno de los promotores más entusiastas de la esterilización, recibió 8 millones de dólares.

Entre los grupos feministas que se hicieron presentes en la ceremonia de conciliación para obtener dividendos políticos están el Comité para América Latina y Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (CLADEM); Defensa de los Derechos de la Mujer (DEMUS); y Centro Legal para Derechos Reproductivos y Políticas Públicas (CRLP), entre otros.

Al margen del evento, en cambio, estuvo el P. Efraín Castillo, responsable de la Vicaría de la Solidaridad de la diócesis de Cajamarca, quien amparó a la familia afectada tras la muerte de María Mamerita.

En conversación con ACI Prensa, el P. Castillo explicó que “la Sra. Mamerita Mestanza Chávez fue llevada bajo presión al Hospital de Salud Regional de Cajamarca para ser sometida a una esterilización forzada, acto que fue impulsado por la campaña antinatalista dirigida a las mujeres pobres e indígenas de la localidad, promovida por el gobierno de Fujimori y por ciertos grupos feministas con el fin de reducir a la población de bajos recursos”.

“En el anterior régimen –continuó– la política de población del Estado, influenciada por grupos feministas, obligaba a médicos y para-médicos a llevar cupos de mujeres para ser esterilizadas pues si no lo hacían perdían automáticamente su empleo”.

El P. Castillo relató además que “ante el fallecimiento de la Sra. Mamerita, la Vicaría de la Solidaridad asumió el caso presentándolo al Estado, que simplemente no dio lugar a la denuncia y archivó el caso”.

“Detrás de todo esto están las políticas que van en contra de la dignidad de la persona, contra su naturaleza, contra la vida, dirigidas en especial a poblaciones pobres”, resaltó el sacerdote.

Al referirse al actual papel de las feministas, que han convertido el drama de María Mamerita en una nueva ocasión para impulsar las mismas políticas que le costaron la vida, el sacerdote cajamarquino subrayó “ya no más ‘campañas’ ni ‘ferias de capacitación’ porque van en contra de la vida de la persona”. “Esperamos que no se repitan estas políticas anti-humanas que van agresivamente contra la población con una agenda antinatalista”, agregó.

“La cuestión de fondo no es sólo la Sra. Mamerita, ella ha sido una muestra explícita de la acción anti-vida de estas campañas que ha llegado a muchas mujeres ¡Que ya no hayan más Mameritas! ¡Nunca más!”, concluyó el P Castillo.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios