8 de agosto de 2018 3:21 pm | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 21 de agosto de 2018 11:19 am

Expulsan del estado clerical a sacerdote culpable de abusos en Chile

Redacción ACI Prensa

Imagen referencial / Crédito: Flickr Landahlauts (CC-BY-NC-SA-2.0)
Imagen referencial / Crédito: Flickr Landahlauts (CC-BY-NC-SA-2.0)

La Congregación para el Clero de la Santa Sede decretó la pena de “dimisión del estado clerical” al sacerdote Jaime Da Fonseca Hidalgo, culpable de abuso sexual en Chile.

Así lo informó en un comunicado el Obispado de Valparaíso, que señala que recibió esta respuesta el viernes 3 de agosto después de haber realizado una “acuciosa” investigación entregada en mayo del 2018 al dicasterio vaticano.

La investigación comenzó con el Obispo Emérito de la diócesis, Mons. Gonzalo Duarte, y recopiló acusaciones de abusos a laicos y seminaristas por parte de quien fuera párroco de la parroquia Nuestra Señora del Rosario de Quilpué.

El dictamen de la Congregación para el Clero sostiene que “completada la instrucción, cumplidos todos los requisitos, se le impone la pena de la dimisión (pérdida) del estado clerical a dicho presbítero con la dispensa de las obligaciones contraídas con la ordenación sacerdotal” de manera inapelable.

El Obispado de Valparaíso llamó a seguir “creando ambientes sanos y seguros para que nunca más se repitan hechos como éstos”.

“Invitamos especialmente a los fieles a que oremos y colaboremos en la verdad, la justicia, la reparación y la sanación integral de las víctimas que han sufrido dolorosamente por estas situaciones”, concluye el comunicado.

Por otra parte, el Obispado de Chillán informó sobre el término de la investigación previa del caso del sacerdote Héctor Bravo Merino, acusado de abuso sexual a un menor de edad. Indicó que esta arrojó que “no es posible llegar a la certeza moral acerca de la verosimilitud de los hechos denunciados”.

La investigación será enviada a la Congregación para la Doctrina de la Fe y durante este proceso de espera el sacerdote quedó “suspendido de su oficio pastoral de Capellán del Colegio Seminario Padre Hurtado y del oficio de Presidente del Área Social del Obispado de Chillán”.

Además, se le impuso la fijación de residencia en la Diócesis, con la prohibición de salir de ella sin autorización; y su ejercicio sacerdotal queda circunscrito solamente “a los oficios que ya tenía como párroco de San Pablo y de administrador parroquial de San Francisco”.

El Obispado de Chillán reiteró su compromiso “con el esclarecimiento de la verdad y la justicia”, así como el llamado a quienes puedan aportar antecedentes en relación a éste u otro caso.

Etiquetas: Chile, Sacerdote sancionado, Abusos sexuales, Iglesia en Chile, Crisis en la Iglesia en Chile, denuncias de abuso

Comentarios