Cargando...

Expertos critican sesgo pro aborto del nuevo New York Times en español

Por Walter Sánchez Silva y David Ramos

The New York Times en español. Captura de pantalla del sitio web
The New York Times en español. Captura de pantalla del sitio web

REDACCIÓN CENTRAL, 11 Feb. 16 / 05:04 pm (ACI).- Destacados expertos latinoamericanos y españoles respondieron al diario estadounidense The New York Times (NYT) que estrenó esta semana su nueva edición en español con un artículo titulado “En Brasil, el Zika genera un feroz debate sobre el aborto”, en el que se plantea la legalización del aborto en medio de la emergencia sanitaria generada por el virus.

El artículo –firmado por Simón Romero– presenta una serie de voces a favor del aborto, varias críticas a la legislación brasileña y dos opiniones a favor del derecho a la vida de los no nacidos con microcefalia.

El texto señala que el zika y su “epidemia se ha extendido a más de 25 países y territorios en el continente americano, algunos de los cuales tienen leyes antiaborto tan restrictivas como las de Brasil, si no es que más”.

NYT incluye el caso de una niña embarazada en Recife –sobre el que la prensa secular informó de forma imprecisa, llegando a decir que el Arzobispo del lugar había excomulgado a la menor– y señala que el aborto al que la sometieron, a pesar de que diversas personas ofrecieron su ayuda y cercanía, se realizó “solo después de una acalorada batalla nacional en la que los funcionarios superaron las objeciones de los líderes religiosos”.

El artículo también destaca el papel de la activista feminista Débora Diniz, del grupo abortista Anis “que prepara una demanda para legalizarlo en casos de microcefalia”. Según NYT, Diniz “equiparó la crisis del zika con la larga lucha para permitir el aborto en casos de anencefalia, que duró cerca de una década”.

El autor también arguye que “académicos brasileños, que se basan en registros hospitalarios donde se indica que unas 150.000 mujeres buscan cada año atención médica por complicaciones derivadas de abortos ilegales, estiman que se practican casi 850.000 abortos ilegales en el país”. Sin embargo, un estudio de 2012 desmintió las abultadas cifras del aborto y precisó que estos números en América Latina han sido exagerados exponencialmente.

¿Qué dicen los expertos?

El Presidente del Consejo Mexicano de la Familia, Juan Dabdoub Giacoman, dijo a ACI Prensa que “el famoso virus del zika hace agua la boca a la industria del aborto y a sus promotores: los burócratas de la ONU y los medios de comunicación afines como el New York Times, cuyo periodista Simón Romero acaba de publicar un artículo sobre Brasil en el que, de casi 20 párrafos, 16 empujan claramente a justificar el aborto por temor a que los hijos de las mujeres embarazadas infectadas por el virus puedan nacer con microcefalia”.

Danelia Cardona, médico psiquiatra y especialista en bioética, explicó desde Colombia que “leyendo el artículo del New York Times uno realmente puede ver el sesgo hacia la liberalización de las leyes de aborto en Latinoamérica, que le hacen creer al resto del mundo que son restrictivas cuando no es cierto”.

“En este momento, por ejemplo, Colombia tiene una de las leyes más liberales del aborto en el mundo. Actualmente, según la última sentencia de la Corte Constitucional, el aborto en este país se puede realizar durante los 9 meses del embarazo”, recordó la también directora del departamento de promoción y defensa de la vida de la Conferencia Episcopal.

“Lo que queremos para América Latina es información. Nosotros tenemos que darle información a las mujeres sobre qué es lo que realmente ocurre si contraen zika, y están embarazadas”, recomienda.

Para Ignacio Arsuaga, Presidente de la plataforma española HazteOir, “la versión del New York Times en español se está usando como una nueva forma de imperialismo cultural, para expandir la ideología pro-aborto y LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales) en Hispanoamérica”.

En el texto, indica, “las únicas declaraciones de una activista pro-vida se sacan de contexto y se usan para justificar una reforma legal que desproteja al que va a nacer”.

En declaraciones a ACI Digital –agencia en portugués del Grupo ACI– el profesor Felipe Nery, miembro del Observatorio Interamericano de Biopolítica, recordó que “no hay justificación para legalizar el aborto en caso de microcefalia. La relación con el zika, como es sabido, no está comprobada”.

“Mientras tanto –señala el experto de la plataforma ciudadana dedicada a la defensa de la dignidad y los derechos de la persona humana ante la OEA– las feministas se aprovechan de la situación actual para acudir a la instancia más alta, el Supremo Tribunal Federal, para buscar aprobar una medida favorable al aborto porque saben que si un proyecto de este tipo llegase a cualquiera de las cámaras parlamentarias sufriría una derrota arrasadora”.

Desde Sao Paulo, el profesor Nery afirma que las feministas, como Débora Diniz, que impulsan la legalización del aborto “representan a un sector ínfimo de la población brasileña que defiende el aborto”.

Para Gualberto García Jones, abogado y director Ejecutivo del International Human Rights Group con sede en Washington D.C., “el debate generado e impulsado por activistas abortistas para legalizar el aborto a raíz del virus del zika merece ser estudiado como un ejemplo del manual operativo para impulsar esta práctica”.

“¿Cómo frenar los avances pro-vida? Manipulando el miedo del pueblo por medio de un rumor de que este virus causa la microcefalia”, denuncia.

Para los promotores del aborto, prosigue, “los hechos científicos no importan. Lo que importa es la percepción. La percepción mundial sobre el zika es que es una pandemia del nivel del ébola. La realidad, es que más allá del rumor sobre la microcefalia (rumor carente de cualquier nexo científico), el zika causa una fiebre leve y un poco de conjuntivitis y es mucho menos mortal que la gripe común”.

“El ministro de salud de Colombia, Alejandro Gaviria informó que de los 25,645 casos reportados en el país ni siquiera uno ha sido relacionado con la microcefalia. ¿Y cuántos casos de microcefalia han sido reportados en Surinam, otro país donde está presente el zika?  Cero”, explicó.

Desde España también, el director de campañas de Citizengo, Luis Losada, lamentó que en su edición en español “el  New York Times se suma a la misma campaña ideológica –no informativa– que hace en inglés. La realidad es que de los 4180 casos estudiados de bebés muertos prematuramente en Brasil solo 270 han sido casos de microcefalia y de ellos solo en 6 casos la madre habría sufrido el virus del zika”.

“La realidad –precisa– es que el lobby feminista, algunos gobiernos y la OMS han generado una alarma irresponsable como entorno propicio para promover reformas de aborto”.

El New York Times: ¿Liberal, pro-gay y anticatólico?

En el año 2004, el primer editor público del diario estadounidense, Daniel Okrent, publicó un artículo titulado “Es el Times un periódico liberal?” en el que admite esta orientación del periódico.

En agosto de 2013, la editora Margaret Sullivan se refirió en CNN a la columna de Okrent y recordó que su respuesta, incluida en el mismo artículo, fue “era claro que lo es”.

Sullivan dijo además que “la mejor forma de explicar el asunto es que el Times refleja a sus lectores, es una comunidad. Es un diario urbano de la ciudad de Nueva York”.

Dave Andrusko de Nationalrighttolife.org, escribió en enero de este año una crítica que título “Otra agotadora nota del New York Times haciendo propaganda al aborto” en la que señala, respecto al debate sobre esta práctica en Italia, que el diario “considera como una especie de servicio público la obligación de lamentarse periódicamente de que el aborto no esté al alcance como el Times quisiera que esté, aunque el aborto es legal en casi toda Europa”.

La nota que critica Andrusko fue publicada el 17 de enero y está firmada por Gaia Pianigiani, quien afirma que “el villano” en este tema “es la Iglesia Católica”.

Sobre el apoyo o promoción de la agenda gay, Tim Graham de Newbusters.org escribió en agosto de 2010 lo siguiente: “la empatía por la comunidad gay está creciendo aparentemente a pasos agigantados, de acuerdo a Reacttoyournews.org, el blog oficial de la National Lesbian and Gay Journalists Association (NLGJA)”.

Michael Triplett de la NLGJA escribió entonces: “hemos hablado sobre los cambios en el NYT antes en este blog, pero es importante recordar que los últimos 20 años han visto un cambio sorprendente en cómo el diario cubre los temas LGTB y cómo trata a sus periodistas LGTB” (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales).

En relación a la perspectiva de las noticias del New York Times y otros medios de Estados Unidos respecto a los abusos sexuales de algunos miembros del clero, el presidente de la Liga Católica, Bill Donohue, escribió en mayo de 2010 que “era raro leer en un diario en 2002 la noticia del escándalo que fuera injusta o anticatólica. El Boston Globe, el Boston Herald y el New York Times cubrieron la noticia con profesionalismo. No es así hoy”.

“Lo que hace que el asunto sea distinto hoy es la total falta de evidencia de que el Papa Benedicto XVI haya hecho algo mal. Laurie Goodstein del New York Times no tiene ninguna prueba de que el Papa supiera algo sobre el infame caso del Padre Lawrence Murphy (el sacerdote de Wisconsin que abusó de niños sordos)”.

Pronto, prosigue Donohue, “se hizo evidente que Associated Press (AP) se había unido al Times para cazar al Papa. A diferencia del Times, que usualmente tiene razón en los hechos (son las omisiones las cosas que me generan un problema) usualmente AP está errada”.

El presidente de la Liga Católica en Estados Unidos subraya que “muchos de los medios que actuaron responsablemente en 2002 actuaron irresponsablemente en 2010. Trataron de llegar al aro de oro en el cielo buscando llegar al Papa y perdieron”.

"Una vergüenza que lo hayan hecho”.

Colaboró en este artículo Rafael Tavares, editor de ACI Digital, agencia en portugués del Grupo ACI.

También te puede interesar:

Etiquetas: Aborto, Brasil, Zika, The New York Times

Comentarios

Síguenos:

Actividad reciente: