14 de noviembre de 2007 12:42 pm

Experto denuncia que “Parlamento Argentino de Religiones” es un conglomerado de sectas

Redacción ACI Prensa

Experto denuncia que “Parlamento Argentino de Religiones” es un conglomerado de sectas

El teólogo español Luis Santamaría del Río, miembro de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES), denunció que el autoproclamado “Parlamento Argentino de Religiones” (PAR), que se presenta como plataforma de diálogo interreligioso, congrega en su seno a multitud de sectas, incluyendo grupos tan peligrosos como la autodenominada Iglesia de la Unificación o secta Moon.

“Además de otros grupos orientalistas, espiritistas y de la Nueva Era, (el PAR) reúne a movimientos cismáticos procedentes de la Iglesia Católica y de la Iglesia Ortodoxa, entre otras confesiones cristianas”, indicó e informó que el PAR instrumentaliza “en su beneficio a la jerarquía de la Iglesia Católica argentina y, sobre todo, al Papa”.

Santamaría, licenciado en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca y estudioso del fenómeno sectario, advirtió que el PAR, como otros grupos, aprovecha “estas entidades, redes y proyectos para aparecer como movimientos religiosos al mismo nivel que las grandes tradiciones espirituales”.

El PAR es presidido por el laico católico Miguel Ángel Libré, su vicepresidente es el pastor bautista Darío Martínez y su secretario general es Mahatma Krishananda Ji, difusor de la doctrina de Amma en Argentina.

Según Santamaría, la “vinculación especialísima del PAR con la Iglesia de la Unificación” no “es algo casual, sino orgánico y oficial”. “Además, podemos encontrarnos con otras presencias de la nueva religiosidad como la secta Brahma Kumaris, una habitual de estos foros multirreligiosos. Y encontramos multitud de grupos de impronta oriental, en torno al yoga y otras prácticas de tipo espiritual”, indicó.

También “aparece como miembro del PAR la llamada Iglesia Ortodoxa Bielorrusa Eslava de Argentina. En una de sus ceremonias, tal como testimonia la web del PAR, dan la comunión a los responsables de esta plataforma multirreligiosa, aún sin estar bautizados en su Iglesia. Una forma bastante curiosa de acoger a los no ortodoxos, excepcional en los que se dicen miembros de la Ortodoxia”.

“También puede observarse en el listado de miembros del PAR que aparecen algunos grupos cismáticos, separados de la Iglesia Católica e independientes de ella, aunque empleen denominaciones que pueden llevar a la confusión”, sostiene Santamaría.

El experto denunció que “en su página web, el PAR muestra una bendición del Papa Benedicto XVI, lo que ostentan como un respaldo del Pontífice a su proyecto”, sin embargo, “si consultamos el documento, podemos observar que se trata de una carta firmada por el nuncio apostólico en Buenos Aires, Adriano Bernardini, en el que traslada en diciembre de 2006 la bendición del Obispo de Roma a la Unión de Trabajadores Cooperativistas de la República Argentina ‘Trabajo Solidario’, a la vez que les insta a seguir luchando por una sociedad más justa a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia. No hay, por lo tanto, ninguna mención al PAR, en contra de la presentación de la portada de la web”.

Para Santamaría, “un objetivo claro de la actividad del PAR, y que explica el conglomerado de grupos que lo forman, es la influencia sobre los legisladores a la hora de configurar una ley de cultos más favorable para ellos en Argentina”.

Comentarios