11 de octubre de 2018 8:12 pm

Este es el milagro que permitió la canonización del Beato Vincenzo Romano

Redacción ACI Prensa

Féretro del Beato P. Vincenzo Romano. Foto: Basilica Pontificia di Santa Croce
Féretro del Beato P. Vincenzo Romano. Foto: Basilica Pontificia di Santa Croce

El próximo 14 de octubre el Beato Vincenzo Romano será canonizado por el Papa Francisco y se convertirá en el primer párroco diocesano de Italia elevado a los altares, todo esto gracias al milagro obrado en un comerciante de mariscos en Italia.

Raimondo Formisano (1930-2003) fue un comerciante del Torre del Greco, el mismo municipio donde el Beato Vincenzo Romano nació y sirvió como párroco a los más pobres y desposeídos, además de elevar la dignidad del trabajo de la gente de mar.

Casado por 20 años con Florinda Cimmino y padre de 14 hijos, Raimondo se dedicó toda su vida al comercio de productos del mar en una pequeña plaza donde trabajó hasta el día de su muerte.

También fue cargador de la imagen de la Virgen Inmaculada por más de 50 años, durante las procesiones que se realizan cada año 8 de diciembre por las calles de Torre del Greco.

En febrero 1989, Raimondo fue diagnosticado de un tumor maligno en el abdomen. El pronóstico era grave y no había terapia eficaz para curarlo.

Según explicó el diario Il Mattino, este hombre solo hizo tres ciclos de quimioterapia, pero después desistió del tratamiento para poner su vida en manos de Dios.

Raimondo, que era católico, pidió la intercesión del P. Vicenzo Romano y en julio de ese mismo año comenzó a recuperarse. Finalmente a principios de 1990 un examen arrojó que el tumor había desaparecido sin explicación razonable.

El devoto comerciante murió en mayo de 2003 pero por un paro cardíaco. El tumor diagnosticado en 1989 desapareció para siempre. Su familia conserva su habitación intacta, en la que se alza un altar dedicado al Beato Vincenzo.

El lunes 6 de marzo de 2018 el Papa Francisco aprobó el decreto que reconoce la curación de Raimondo Formisano como un milagro obrado por la intercesión del P. Romano, llegando así a la culminación del proceso de canonización iniciado en 2015 en Nápoles.

Los hijos, nietos y bisnietos de Formisano, que llegan a ser unas 70 personas, esperan con emoción la canonización del P. Romano y muchos de ellos se reúnen en oración ante la imagen del beato en espera de su canonización.

Breve biografía

Vincenzo Romano fue un sacerdote diocesano de Torre del Greco (Italia) que vivió entre los años 1751 y 1831. Es el primer párroco diocesano de Italia que será declarado santo. Es patrón y protector de los sacerdotes napolitanos, especialmente del clero de Campania.

Es patrón de los huérfanos y marineros, también de quienes sufren tumores de garganta.

Como párroco de Torre del Greco dedicó su vida a cuidar de su rebaño, especialmente de los enfermos, huérfanos, pobres y pescadores. Tras las destructiva erupción del monte Vesubio en 1794, el P. Romano se sumó a los trabajos de reconstrucción bajo la máxima “hacer bien el bien”.

Inventó la llamada “rastreadora”, una estrategia misionera destinada a reunir, con el crucifijo en la mano, a grupos de personas a quienes se les predicaba y luego invitaba a la iglesia u oratorio para orar juntos.

También elaboró el folleto “La misa práctica” para enseñar a los fieles orar en comunión con toda la asamblea y el sacerdote celebrante durante la Eucaristía.

Murió el 20 de diciembre de 1831 a los 80 años. El Papa Francisco lo canonizará el 14 de octubre de 2018. 

Etiquetas: Milagro, Santidad, canonizaciones, curación milagrosa, santo, párroco, Vincenzo Romano

Comentarios