24 de noviembre de 2020 - 3:23 PM

Este es el milagro que hará beato al siervo de Dios Mario Ciceri

POR MERCEDES DE LA TORRE | ACI Prensa

Imagen referencial. Foto: Pixabay
Imagen referencial. Foto: Pixabay

El Siervo de Dios Mario Ciceri será declarado beato gracias al reconocimiento obrado por su intercesión y que benefició a una niña italiana de siete años.

El milagro atribuido a la intercesión del Siervo de Dios Mario Ciceri es la curación milagrosa de la niña Raffaella Di Grigoli con 7 años, de la población de Como (Italia), según informó la Congregación para la Causa de los Santos.

El 16 de septiembre de 1975 Raffaella Di Grigoli, fue internada en el hospital con 7 años. La niña estaba gravemente desnutrida por una “peritonitis y sufrimiento isquémico intestinal, fístulas intestinales, fístula enterocutánea y megacolon congénito”.

Días después, el 2 de octubre, Raffaella tuvo una intervención quirúrgica en la cual se le extrajo parte del colon, el 7 de octubre empeoró de salud y el 22 de octubre tuvo una segunda intervención quirúrgica para remover una obstrucción intestinal. A pesar de eso, siguió con los mismos problemas de salud.

Como se temía por la vida de la niña, el 30 de octubre de 1975 el párroco le administró la Confirmación in extremis o articulo mortis. Luego, la pequeña Rafaella fue sometida a otras dos cirugías, el 24 de noviembre de 1975 y el 12 de enero de 1976.

Mientras que las condiciones de salud de Raffaella eran muy graves, la tía materna invocó la intercesión del Siervo de Dios Mario Ciceri y organizó una novena a la cual se sumaron familiares.

La misma tía materna también informó a la hermana del Siervo de Dios sobre las condiciones de salud de su sobrina. La hermana del P. Mario regaló a la familia de Raffaella una bufanda que había sido del sacerdote. La madre de la niña llevó la bufanda al hospital y la colocó como reliquia varias veces en el cuerpo de su hija mientras rezaban y pedían su intercesión.

La niña presentaba ya un deterioro orgánico, sin embargo, tuvo una mejoría inesperada y el 4 de febrero de 1976 fue dada de alta del hospital en buenas condiciones.

La postulación de la Causa de Beatificación vinculó la invocación con la curación de la pequeña.

Posteriormente Raffaella tuvo un crecimiento normal y ahora es madre. En 2005, dio a luz a una niña sana.

Etiquetas: Milagro, beato, Siervo de Dios, Decretos

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios