18 de octubre de 2014 11:10 am

Esposos cristianos deben ser maestros de la fe y amor para matrimonios jóvenes, alienta Sínodo

Redacción ACI Prensa/EWTN Noticias

Imagen referencial. Foto: istockphoto.com
Imagen referencial. Foto: istockphoto.com

En su mensaje publicado hoy, el Sínodo Extraordinario de los Obispos sobre la Familia alentó a los esposos cristianos a ser maestros de la fe y del amor para los matrimonios jóvenes.

Los Padres Sinodales aseguraron que “los cónyuges cristianos son llamados a convertirse en maestros de la fe y del amor para los matrimonios jóvenes”.

Los Obispos señalaron que “el amor del hombre y de la mujer nos enseña que cada uno necesita al otro para llegar a ser él mismo, aunque se mantiene distinto del otro en su identidad, que se abre y se revela en el mutuo don”.

“El itinerario, para que este encuentro sea auténtico, comienza en el noviazgo, tiempo de la espera y de la preparación. Se realiza en plenitud en el sacramento del matrimonio, donde Dios pone su sello, su presencia y su gracia”.

“Este camino –indicaron los Obispos– conoce también la sexualidad, la ternura y la belleza, que perduran aun más allá del vigor y de la frescura juvenil”.

“El amor tiende por su propia naturaleza a ser para siempre, hasta dar la vida por la persona amada. Bajo esta luz, el amor conyugal, único e indisoluble, persiste a pesar de las múltiples dificultades del límite humano, y es uno de los milagros más bellos, aunque también es el más común”.

El Sínodo señaló que “este amor se difunde naturalmente a través de la fecundidad y la generatividad, que no es sólo la procreación, sino también el don de la vida divina en el bautismo, la educación y la catequesis de los hijos. Es también capacidad de ofrecer vida, afecto, valores, una experiencia posible también para quienes no pueden tener hijos”.

“Las familias que viven esta aventura luminosa se convierten en un testimonio para todos, en particular para los jóvenes”.

Durante este camino, indicaron los Obispos, “que a veces es un sendero de montaña, con cansancios y caídas, siempre está la presencia y la compañía de Dios”.

“La familia lo experimenta en el afecto y en el diálogo entre marido y mujer, entre padres e hijos, entre hermanos y hermanas. Además lo vive cuando se reúne para escuchar la Palabra de Dios y para orar juntos, en un pequeño oasis del espíritu que se puede crear por un momento cada día”.

“También está el empeño cotidiano de la educación en la fe y en la vida buena y bella del Evangelio, en la santidad”.

Los Padres Sinodales señalaron que “esta misión es frecuentemente compartida y ejercitada por los abuelos y las abuelas con gran afecto y dedicación”.

“Así la familia se presenta como una auténtica Iglesia doméstica, que se amplía a esa familia de familias que es la comunidad eclesial”, dijeron.

Puede leer el texto completo del Mensaje del Sínodo Extraordinario de los Obispos sobre la Familia aquí: https://www.aciprensa.com/noticias/texto-completo-mensaje-del-sinodo-extraordinario-de-los-obispos-sobre-la-familia-55158/

Etiquetas: Vaticano, Familia, Matrimonio, vida y familia, Familia cristiana, Sínodo de la Familia

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios