30 de setiembre de 2020 - 11:48 AM | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 11 de octubre de 2020 2:02 pm

España: Papa reconoce martirio de 4 sacerdotes y virtudes heroicas de 2 religiosas

Redacción ACI Prensa

Papa Franciso. Crédito. Daniel Ibáñez / ACI Prensa.
Papa Franciso. Crédito. Daniel Ibáñez / ACI Prensa.

Entre los decretos que el Papa Francisco autorizó hoy a la Congregación para las Causas de los Santos se encuentran el reconocimiento del martirio de cuatro sacerdotes en España y las virtudes heroicas de dos religiosas, también en el mismo país. 

El Papa Francisco autorizó a la Congregación para las Causas de los Santos promulgar el decreto de martirio del Siervo de Dios Francisco Cástor Sojo López y 3 compañeros, sacerdotes del Sodalicio Secular de los Sacerdotes Operarios Diocesanos, muertos por odio a la fe en España entre 1936 y 1938. 

La Hermandad de Sacerdotes Operarios Diocesanos cuenta con 26 operarios mártires reconocidos por la Iglesia, que entregaron su vida como santos apóstoles de las vocaciones y testigos del sacerdocio de Cristo.

Un primer grupo de nueve sacerdotes fue beatificado por San Juan Pablo II el 1 de octubre de 1995 en la Plaza de San Pedro; otros 15 operarios fueron proclamados beatos el 13 de octubre de 2013 en Tarragona, en una celebración en la que se beatificó a 522 mártires, que fue presidida por el Cardenal Angelo Amato, entonces prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. En el año 2017 se beatificaron a dos sacerdotes operarios más.

Los cuatro sacerdotes operarios que el Papa reconoció su martirio hoy son el último grupo que la Hermandad de Sacerdotes Operarios Diocesanos tenía abierta la causa de beatificación. El grupo está compuesto por Francisco Cástor Sojo López; Millán Garde Serrano, Manuel Galcerá Videlet y Aquilino Pastor Cambero.

Para facilitar la veneración de todos ellos, la Hermandad solicitó que fueran agrupados en una única fiesta litúrgica que se concedió para el día 25 de octubre y en el que se celebra la memoria de los Beatos Pedro Ruiz de los Paños y Ángel, Joaquín Jovaní Marín y compañeros, presbíteros y mártires.

El Papa también reconoció las virtudes heroicas de la Sierva de Dios Francisca de la Concepción Pascual Doménech, fundadora de la congregación de las Hermanas Franciscanas de la Inmaculada, nacida el 13 de octubre de 1833 en Moncada, Valencia (España), y que falleció en esa misma localidad el 26 de abril de 1903.

Francisca de la Concepción Pascual Doménech nació en una familia humilde que necesitó que Francisca comenzara a apoyar económicamente con su trabajo. Cuando intuyó que Dios la llamaba a la vida religiosa acudió a las religiosas adoratrices y posteriormente al Beaterio de Terciarias de San Francisco de Asís en Valencia, donde ingresó.

Fue elegida responsable de esa fraternidad, en donde cada terciaria organizaba su vida de oración y trabajo de manera individual. Como no le parecía el modo más conforme al carisma franciscano, Francisca propuso a sus compañeras fundar una congregación que estableciera la vida común como la concibió San Francisco. El Arzobispo de Valencia, Mons. Mariano Barrio aprobó las constituciones en 1876, ahí comenzó como congregación de Derecho diocesano la Congregación de las Religiosas Terciarias Franciscanas de San Francisco de Asís y de la Inmaculada Concepción. En 1902 recibió la aprobación de la Santa Sede y actualmente la congregación recibe el nombre de Hermanas Franciscanas de la Inmaculada.

El Papa Francisco también reconoció las virtudes heroicas de María Dolores Segarra Gestoso, fundadora de las Hermanas Misioneras de Cristo Sacerdote; nacida en Melilla (España), el 15 de marzo de 1921 y fallecida en Granada (España) el 1 de marzo de 1959.

María Dolores Segarra Gestoso sintió su vocación religiosa “desde siempre”. “La creciente ansia de entrega completa a Dios como religiosa la veía María Dolores, en cierto modo, coartada al no encontrar el Instituto que llevaba dentro del alma" con unas líneas muy definidas: oración y sacrificio por la santidad y aumento de sacerdotes junto con apostolado directo cerca de las almas.

Por eso se puso bajo la dirección espiritual del P. Sebastián que pretendía desde hacía tiempo fundar una congregación religiosa que auxiliase a los sacerdotes en su ministerio.

“De ambos se valió el Señor para fundar en su Iglesia el Instituto de Vida Consagrada misioneras de Cristo Sacerdote, con un carisma activo y contemplativo: oración, sacrificio y actividad apostólica de espíritu sacerdotal”.

Maria Dolores Segarra falleció con 37 años. Su obra está presente en las ciudades de Madrid, Huéscar, Granada y Cáceres España y también en Lurín (Perú).

Etiquetas: España, Sacerdotes, Guerra Civil Española, Santos, Virtudes heroicas, Religiosas, martirio, Congregación para la Causa de los Santos, El Papa Francisco

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios