7 de setiembre de 2009 - 2:45 AM

Equiparar uniones homosexuales a matrimonio es inconstitucional, advierte Arzobispo de Costa Rica

Redacción ACI Prensa

Mons. Hugo Barrantes, Arzobispo de San José (Costa Rica)
Mons. Hugo Barrantes, Arzobispo de San José (Costa Rica)

El Presidente de la Conferencia Episcopal de Costa Rica, Mons. Hugo Barrantes, recordó que los tratados internacionales señalan que es deber del Estado proteger a la familia y advirtió que el proyecto de ley que equipara las uniones homosexuales al matrimonio es inconstitucional.

Durante su discurso ante la comisión especial de derechos humanos de la Asamblea Legislativa, el Prelado señaló que aunque el texto de "ley de sociedades de convivencia" afirma que las "uniones de parejas del mismo sexo son distintas del matrimonio", el resto del proyecto "refleja todo lo contrario" al equipararlos en cuanto a derechos y deberes, patrimoniales y personales.

Mons. Barrantes recordó que la familia es anterior a la sociedad y al Estado, y que la historia enseña que centenares de sociedades han desaparecido "luego de la decadencia total de su institución familiar". "No existe una sociedad, si no está conformada por una pluralidad de verdaderas familias. Y las familias verdaderas, son aquéllas que se adecuan a la naturaleza humana", expresó.

En ese sentido, señaló que la Constitución de Costa Rica afirma que "el matrimonio es la base esencial de la familia y esta tiene derecho a la protección especial del Estado", por lo tanto "la equiparación de las uniones de personas del mismo sexo al matrimonio resulta entonces inconstitucional".

El Prelado indicó que la protección jurídica que debe tener la familia significa para el Parlamento reconocer su naturaleza intrínseca y permitirle su propio desarrollo. "Por ende, esta norma presenta un programa verdaderamente audaz, para todo el derecho de familia: legislar en favor de la familia tal cual es como institución natural, aunque ello signifique, en muchos casos, desplazar los intereses de algunos de los miembros de la sociedad que presentan estilos de vida diferentes", señaló.

Mons. Barrantes dijo que "en todo caso, jamás podría legislarse privilegiando a las personas que han ‘fracasado’ en su familia, porque ello menoscabaría ‘la más amplia protección’ jurídica posible".

"Como Iglesia, vemos en la familia un valor importantísimo, que tiene que ser defendido de toda amenaza que ponga en peligro su solidez y a poner en tela de juicio su misma existencia", afirmó.

Por ello, instó a los parlamentarios "a consagrarse con sinceridad, rectitud, con caridad y fortaleza a la misión a ustedes confiada por el Pueblo, a saber, legislar sobre la base de los principios éticos y en beneficio del bien común".

Finalmente se dirigió a los congresistas que profesan la fe católica y les recordó que "si todos los fieles están obligados a oponerse al reconocimiento legal de las uniones homosexuales, los políticos católicos lo están en modo especial, según la responsabilidad que les es propia".

El discurso completo se encuentra en http://www.arquisanjose.org/ver2/index.php?sec=informativo.php&sec3=&id=1405 

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios