24 de setiembre de 2003 - 2:09 PM

Episcopado Venezolano aclara a Chávez: Compromiso de la Iglesia es evangelizar

Redacción ACI Prensa

Episcopado Venezolano aclara a Chávez: Compromiso de la Iglesia es evangelizar

Como respuesta oficial a los recientes ataques del presidente Hugo Chávez contra los obispos del país, la Conferencia Episcopal Venezolana publicó un mensaje de su presidente, Mons. Baltasar Porras, en donde se ratifica el “compromiso evangelizador” de la Iglesia y se pide “renovar la esperanza en una patria más justa y más digna”. En el mensaje titulado “A todos los venezolanos de buena voluntad”, el Presidente del Episcopado explicó que “el pasado 11 de julio de 2003 los obispos de Venezuela firmamos un documento que llevó por título ‘Bienaventurados los que trabajan por la paz’”, que “se difundió profusamente por los medios de comunicación social y se leyó en las iglesias el domingo siguiente a su publicación”.

“Ahora, a dos meses y medio de distancia, el gobierno reacciona con improperios y palabras destempladas, mancillando la memoria de los muertos e insultando y amenazando a los obispos. Incluso llamando a la violencia popular, pues se trata según ellos de un texto mentiroso”, afirmó el Arzobispo de Mérida.

El Prelado recordó que dicho texto tenía como temas centrales el deterioro de la paz y la convivencia por un “aumento de la pobreza, desempleo, corrupción, violencia, homicidios, irrespeto a la vida, secuestros, así como la presencia y actuación de grupos subversivos en la zona fronteriza”.

Asimismo, el documento señalaba que “preocupa la violación de los derechos humanos: la situación inhumana de las cárceles, intimidaciones, amenazas y agresiones a los periodistas, asesinatos, irrespeto a los derechos de los trabajadores petroleros despedidos”.

Frente a ello –resaltó el Arzobispo–, “vale la pena preguntarse: ¿Este diagnóstico de la realidad puede calificarse de mentiroso y embustero? ¿Es un mensaje inventado por la ‘oposición’ o es parte de la dramática situación del país a la que tenemos que atender?”

“Cuando se pierde el contacto con la realidad y los pobres, cuando la dirigencia se aleja de la vida diaria y de las angustias de la gente, cuando se comparte sin manipulaciones y sin maquillaje la vida de los barrios como lo hacemos los obispos y los evangelizadores, se percata uno del riesgo de querer hacer ver un mundo fantasioso y mediático que no existe sino en la pantalla”, añadió el Prelado.

Por otro lado, el presidente del Episcopado agregó que “el venezolano anhela la paz. La paz no es compatible con actitudes en las que solamente se defienden posiciones cerradas y egoístas de algunos sectores. La paz ha de estar sostenida por la verdad”.

“La Iglesia, que predica el reino de Dios, que es justicia y amor, está llamada a abrir caminos a la esperanza como una contribución a un cambio fundamental en la realidad del país, ratifica su compromiso evangelizador para llevar a la conversión y a la renovación espiritual y moral de los venezolanos, creando conciencia acerca de la dignidad de cada persona, la solidaridad y la tolerancia, dejando de lado el egoísmo y el odio que lamentablemente se ha sembrado en el pueblo”, continuó el Arzobispo.

El Prelado advirtió también que “esta reflexión nacida del corazón de creyente y de la exigencia de la fe católica, ¿se puede tildar de política, de opositora, de sesgada por intereses mezquinos o por imposiciones de cúpulas corruptas? ¿No es un derecho y un deber de un auténtico cristiano plantearse estos problemas?”

“Ustedes, queridos venezolanos, tienen la palabra. Son testigos de lo que la Iglesia hace y el porqué lo ha hecho y lo sigue haciendo. Necesitamos trabajar y no desmayar en la edificación de la civilización del amor, en el respeto a los demás. Por eso, la invitación del documento a renovar la fe, con la esperanza de construir entre todos una patria más justa y más digna”.

“Gracias –añadió–, pueblo creyente y hermanos de cualquier credo o pensamiento religioso o ateo, por la confianza y credibilidad que han depositado en la Iglesia Católica, en sus pastores. Nuestro papel es siempre el servicio del amor al prójimo y a la sociedad”.

“Reciban la bendición de este obispo, y seguro estoy de todos mis hermanos en el episcopado, que no tenemos otro fin y norte sino el de sembrar la paz, la justicia y el amor, ya que bienaventurados los pacíficos y mansos porque ellos poseerán en herencia la tierra”, concluyó el Prelado.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios