21 de noviembre de 2003 - 2:12 PM

Encuentro interreligioso reflexiona sobre el sentido redentor del sufrimiento

Redacción ACI Prensa

Encuentro interreligioso reflexiona sobre el sentido redentor del sufrimiento

Bajo el lema “El Sufrimiento del Otro, Camino de Solidaridad”, las asociaciones Ayuda a la Iglesia que Sufre, la Corporación del Niño Quemado (COANIQUEM) y Universitas Albertiana de Barcelona (España) realizaron el II Encuentro Interreligioso de Reflexión sobre el Sentido del Sufrimiento. El evento tuvo como objetivo demostrar que el dolor también puede ser una invitación a vivir la comunidad y solidaridad, para ello se presentó el testimonio de importantes personas que en vida demostraron el sentido redentor del sufrimiento: el fundador de Ayuda a la Iglesia que Sufre, Padre Werenfried van Straaten y la Beata Madre Teresa de Calcuta.

En su conferencia, la secretaria general de “Ayuda a la Iglesia que Sufre”, Antonia

Willemsen explicó que “la imagen del Buen Samaritano era el modelo de Werenfried. Cuando veía una necesidad, no se dirigía a las instancias oficiales o a la Iglesia. Se sentía tocado personalmente, ya que en cada pobre veía el rostro de Cristo”.

“Estando con él en París –comentó–, un amigo nos invitó a cenar. La comida estuvo deliciosa, la conversación interesante y la atmósfera acogedora. Cuando salimos, de pronto Werenfried desapareció. Lo vimos junto a un hombre que dormía en la calle cubierto por diarios. Lo estaba ayudando. Sin comentarios, Werenfried se acercó nuevamente a nosotros”.

Willemsen destacó que la vida del P. Werenfried demuestra que el sufrimiento también llama a la caridad. En su caso específico, el amor que sentía por la Iglesia lo hizo dedicar su vida a socorrerla en todas aquellas partes donde lo necesitara, ya sea por persecuciones o dificultades económicas.

Luego, sor Dolores Fernández, primera Misionera de la Caridad enviada por la Beata Teresa de Calcuta fuera de la India, expresó: “’Me lo hiciste a mí’. Con esas sencillas palabras, representadas cada una con un dedo de la mano, la Beata Teresa de Calcuta nos recordaba de manera concreta el deber de reconocer a Cristo en el rostro del pobre”.

“Con los dedos de la otra mano decía: ‘Yo deseo –yo quiero– con la bendición de Dios ser santa’. Luego juntaba sus manos en señal de querer cumplir con la voluntad de Dios”, añadió.

Asimismo, la religiosa resaltó la entrega incondicional de la fundadora de las Misioneras de la Caridad hacia aquellos que más sufren y cómo su vida se transformó en un ejemplo para muchos, sobre todo para las cuatro mil 500 religiosas que actualmente tiene su congregación.

Por su parte, el psiquiatra Zdzislaw Jan Ryn inició su conferencia subrayando que “mi Patria –Polonia– es la tierra de tumbas y de cruces” y relató los sufrimientos de su pueblo, principalmente durante el siglo XX.

En esos difíciles años –continuó– vivía en Polonia el entonces Karol Wojtyla, quien conoció los sufrimientos de los polacos de primera fuente. Por eso mismo, el dolor para él no es un tema ajeno.

De ahí la importancia de su Carta Apostólica Salvifici Doloris, donde pone de relieve un aspecto importantísimo del sufrimiento: el hecho que puede servir para la superación del mal y la reconstrucción del bien, tanto en el sujeto sufriente, como en sus relaciones con otros, ante todo con Dios, indicó.

“El amor es también la fuente más rica sobre el sentido del sufrimiento, que es siempre un misterio... El Amor es también la fuente más plena de la respuesta a la pregunta sobre el sentido del sufrimiento”, concluyó.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios