9 de junio de 2003 - 2:09 PM

En ceremonia de envío al mundo, Cardenal Rivera pide a misioneros “ser otros Cristos”

Redacción ACI Prensa

En ceremonia de envío al mundo, Cardenal Rivera pide a misioneros “ser otros Cristos”

Durante la ceremonia de Pentecostés en la que fueron ordenados 23 nuevos sacerdotes y enviados 31 misioneros mexicanos a diversos países del mundo, el Arzobispo Primado de México, Cardenal Norberto Rivera, resaltó que “con la fuerza del Espíritu Santo podemos no sólo hacer presente a Cristo” sino “ser el cuerpo de Cristo”. En la celebración, llevada a cabo en la Catedral Metropolitana, fueron enviados sacerdotes, religioso y laicos de distintas instituciones presentes en la Arquidiócesis, entre ellas los Misioneros y Misioneras de Guadalupe, Misioneros Combonianos, Misioneros Servidores de la Palabra, Misioneras del Corazón Eucarístico de Jesucristo Rey y Misioneras Servidoras de la Palabra.

En su homilía, el Cardenal explicó que “Jesús fue enviado por el Padre, el Padre y el Hijo nos envían su Espíritu, los primeros discípulos fueron enviados por Jesús, así desde las misiones en la Trinidad y por voluntad de su fundador, la Iglesia es esencialmente misionera. Nadie puede salir por propia iniciativa a anunciar el plan de salvación si no es enviado”.

“La Iglesia es la que envía y envía dando el don del Espíritu Santo para cumplir la misión. Misión que se realiza al interior de la misma Iglesia particular, pero que nunca se puede limitar a ella sino tiene que ser universal, mirando a todo el mundo, traspasando las fronteras, llegando a los que están lejos”, afirmó el Purpurado.

Refiriéndose a las tres imágenes que revelan el significado de la fiesta de Pentecostés, el Cardenal explicó que “al recibir el Espíritu Santo en forma de lenguas, los apóstoles, comenzaron a hablar una lengua misteriosa, mejor dicho hablaron su misma lengua pero con una potencia totalmente nueva. Sólo con el don del Espíritu Santo los hombres podemos hablar una sola lengua, la lengua del amor, la lengua de Pentecostés en oposición a la lengua del orgullo y de la soberbia”.

Asimismo –agregó el Arzobispo–, “la otra imagen por la cual se hace visible el Espíritu Santo en el primer Pentecostés es el fuego. Ese fuego es el amor, el amor del corazón de Cristo, ese fuego es el que tenían los primeros cristianos. Si queremos una nueva evangelización, si queremos que cese la violencia, debemos dejarnos invadir por el Espíritu Santo para poder amar con dichos y hechos”.

Finalmente, “la tercera forma es el viento. El aire puede ser suave como brisa que acaricia y fuerte como un huracán violento. Así es el amor, es suave viento que acaricia y vendaval que arrastra”, afirmó el Purpurado.

“A impulsos del amor interior partieron los corazones de los primeros cristianos a los cuatro puntos cardinales; a impulsos del amor sacerdotes, consagrados y laicos están cumpliendo en nuestra Iglesia la misión de anunciar el Evangelio; a impulsos del amor estos hermanos nuestros hoy se unen a la multitud de misioneros que van a tierras lejanas a implantar el Reino de Dios”, concluyó.

Entre los países que acogerán a los misioneros están Corea, Japón, Mozambique, Perú, Eritrea, Ecuador, Zambia, España, Estados Unidos, El Salvador, República del Congo, Guatemala, Italia, Chile y República Dominicana.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios