Dios siempre está del lado de las víctimas de una agresión injusta, recordó el Arzobispo Sviatoslav Shevchuk, líder de la Iglesia Greco-Católica Ucraniana, horas después de que fuerzas militares de Rusia invadieron Ucrania.

El Prelado apoyó el derecho de Ucrania a defender su independencia, luego que Rusia atacó objetivos militares en la mañana de este jueves 24 de febrero.

“Es nuestro derecho natural y nuestro deber sagrado defender nuestra tierra y nuestro pueblo, nuestro estado y todo lo que nos es más querido: la familia, el idioma y la cultura, la historia y el mundo espiritual”, dijo.

El Arzobispo ucraniano también destacó la cercanía de Dios con quienes sufren injusticias: “Creemos que en este momento histórico el Señor está con nosotros”, indicó.

“Él, que tiene en sus manos el destino del mundo entero y de cada persona en particular, está siempre junto a las víctimas de injustas agresiones, de los que sufren y de los esclavizados”.

“Es Él quien proclama Su Santo Nombre en la historia de cada nación, captura y derrota a los poderosos de este mundo con su orgullo, a los conquistadores con la ilusión de su omnipotencia, a los soberbios e insolentes con su confianza en sí mismos”, señaló.

Más en Mundo

“Es Él quien otorga la victoria sobre el mal y la muerte. ¡La victoria de Ucrania será la victoria del poder de Dios sobre la mezquindad y la arrogancia del hombre! ¡Así fue, es y será!” resaltó el Arzobispo ucraniano.

Este jueves por la mañana, el presidente ruso, Vladimir Putin, dijo en una declaración televisada que Rusia no tenía intenciones de ocupar Ucrania y exigió que el ejército ucraniano deponga las armas.

Poco después, las tropas rusas cruzaron las fronteras norte, sur y este hacia Ucrania desde diversos puntos. Las autoridades ucranianas informaron de bombardeos y ataques con misiles en todo el país, incluso en aeródromos y cuarteles generales militares cerca de la capital Kiev.

Se ha informado de la muerte de militares y civiles.

Mons. Shevchuk dijo que Ucrania “está en peligro nuevamente” y que “el enemigo traicionero” ha violado las normas básicas del derecho internacional, “pisando suelo ucraniano, trayendo consigo muerte y destrucción”.

“En este momento histórico, la voz de nuestra conciencia nos llama a todos a defender el estado ucraniano libre, unido e independiente”, continuó el Prelado greco-católico.

(El artículo continúa después)

“La historia del siglo pasado nos enseña que todos los que iniciaron guerras mundiales las perdieron, y que los idólatras de la guerra solo trajeron destrucción y decadencia a sus propios estados y pueblos”.

Los temores de que Rusia comenzara una invasión a gran escala en Ucrania aumentaron esta semana luego que el presidente Vladimir Putin anunció que reconocería las regiones ucranianas separatistas de Lugansk y Donetsk como entidades independientes.

Las regiones del este, que están dirigidas por separatistas respaldados por Rusia, incluyen tierras que actualmente están en manos de las fuerzas armadas ucranianas.

Ucrania tiene 44 millones de habitantes y limita con Bielorrusia, Rusia, Moldavia, Rumania, Hungría, Eslovaquia y Polonia.

Según BBC News, el jueves el ejército ruso cruzó a Ucrania no solo desde puntos en la frontera rusa, sino también desde Bielorrusia, aliado de Rusia.

Mons. Shevchuk dirige la Iglesia Greco-Católica Ucraniana, la más grande de las 23 Iglesias católicas orientales, que están en plena comunión con Roma.

“Esta Iglesia, que ya sobrevivió a la muerte y resurrección, como el Cuerpo de Cristo Resucitado, sobre el cual la muerte no tiene poder, el Señor la entregó a su pueblo en las aguas bautismales del río Dnipro”, dijo el Arzobispo.

“Desde entonces, la historia de nuestro pueblo y su Iglesia, la historia de sus luchas de liberación, la historia de la encarnación de la Palabra de Dios y la manifestación de su Espíritu de verdad en nuestra cultura se han entrelazado para siempre”, continuó.

“¡Y en este momento dramático, nuestra Iglesia, como madre y maestra estará con sus hijos, los protegerá y los servirá en el nombre de Dios! ¡En Dios está nuestra esperanza y de Él vendrá nuestra victoria!”.

“Hoy proclamamos solemnemente: '¡Ofrecemos nuestra alma y cuerpo por nuestra libertad!' Con un solo corazón oramos: '¡Señor, Grande y Todopoderoso, protege a nuestra amada Ucrania!'”.

Según una comunicación de la secretaría del Arzobispo, Mons. Shevchuk está en un refugio antiaéreo bajo la Catedral de la Resurrección en Kiev, junto con otras personas, según informa el sitio web de noticias Il Sismografo.

“La ciudad de Kiev en este momento está siendo bombardeada por el ejército ruso. Como comprenderá, Su Beatitud no está disponible en este momento y no puede hacer ninguna declaración. Junto a su pueblo, Su Beatitud le pide que se una en oración a él y a su pueblo para que Ucrania sea preservada de una agresión injusta”, dice el comunicado.

“La prioridad, para la Iglesia Greco-Católica Ucraniana, es y será siempre la cercanía a la población herida. Oremos por Ucrania”, concluye el texto.

Traducido y adaptado por Walter Sánchez Silva. Publicado originalmente en CNA