22 de febrero de 2018 7:08 am | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 22 de febrero de 2018 7:26 am

El Papa y la Curia meditan en su retiro de Cuaresma sobre la parábola del hijo pródigo

Redacción ACI Prensa

El retiro del Papa se realiza en la Casa Divino Amor en Ariccia, a las afueras de Roma. Foto: Vatican Media
El retiro del Papa se realiza en la Casa Divino Amor en Ariccia, a las afueras de Roma. Foto: Vatican Media

En una nueva meditación en los Ejercicios Espirituales, el Papa Francisco, junto a miembros de la curia, reflexionó sobre la popular parábola del hijo pródigo.

El sacerdote portugués José Tolentino es el encargado de impartir los ejercicios y durante su meditación expresó que en este relato del Evangelio “vemos en escena a una familia humana, como esa de la que venimos cada uno de nosotros”. Una historia “en la que vemos la problemática de la relación entre los hermanos” y en la que se observa “el delicado significado del vínculo filial”.

En la Casa Casa Divino Maestro de la localidad italiana de Ariccia, donde tiene lugar el retiro, el sacerdote recordó que “en cada uno de nosotros, en realidad, no hay solo cosas hermosas, armoniosas, resueltas. Dentro de nosotros hay sentimientos sofocados, tantas cosas que hay que aclarar, patologías, filias que hay que contener. Hay zonas de sufrimiento, ámbitos que reconciliar, memorias y censuras que hay que dejar a Dios para que las sane”.

A su vez, denunció que nuestro tiempo está dominado por “un deseo a la deriva” que promueve “en nosotros hijos pródigos”. Y todo eso lleva a un "vórtice engañoso” dictado por la “sociedad del consumo” que identifica “la felicidad con la saciedad”.

Esto provoca que seamos “saciados, llenos, satisfechos, domesticados”, pero “es la presión del deseo”.

El sacerdote destacó las dificultades “de vivir la fraternidad, la pretensión de condicionar las decisiones del padre, el rechazo de alegrarse por el bien del prójimo. Todo aquello crea en el hermano del hijo pródigo un resentimiento latente y la incapacidad de captar la lógica de la misericordia”.

Advirtió también sobre el peligro de la envidia, que es una “reivindicación estéril e infeliz”. Algo de lo que es presa el hermano, quien tiene dentro de sí “agresividad, barreras y violencia”. Lo contrario de la envidia es el “construir y reconstruir el mundo”, explicó.

Por su parte, la figura del padre “es el icono de la misericordia”. “Tiene dos hijos y comprende que tiene que relacionarse con ellos de manera distinta, reservar a cada uno una mirada única”.

La misericordia “no es dar al otro aquello que se merece”, sino “dar de más, dar más allá, ir más allá”, añadió.

También te puede interesar: 

Etiquetas: Cuaresma, Papa Francisco, retiro, Curia Vaticana, Hijo pródigo, Ejercicios espirituales

Comentarios