5 de febrero de 2007 - 10:32 AM

El Papa recuerda a los jóvenes que el verdadero amor exige renuncia y sacrificio

Redacción ACI Prensa

El Papa recuerda a los jóvenes que el verdadero amor exige renuncia y sacrificio

En el mensaje dirigido con ocasión de la XXII Jornada Mundial de la Juventud, que se celebrará en todas las diócesis el próximo Domingo de Ramos, 1 de abril, el Papa Benedicto XVI recordó a los jóvenes que el amor es el centro de nuestra vida, que éste requiere fortaleza y sacrificio.

Al referirse al tema de la Jornada: “Como yo os he amado, así amaos también vosotros los unos a los otros" (Jn 13,34)”, el Pontífice señala que “el amor es posible y la finalidad de mi mensaje es contribuir a despertar en cada uno de vosotros, que sois el futuro y la esperanza de la humanidad, la confianza en el amor verdadero, fiel y fuerte; un amor que genera paz y alegría; un amor que une a las personas, haciéndolas sentirse libres en el mutuo respeto".

El Papa comienza explicando que el Amor se nos ha manifestado a través de Cristo: “redimida por su sangre, ninguna vida humana es inútil o de poco valor, porque todos somos amados personalmente por Él con un amor apasionado y fiel, con un amor sin límites”.

“En la cruz Cristo grita: ‘Tengo sed’ (Jn 19,28): revela así una ardiente sed de amar y de ser amado por cada uno de nosotros. Sólo si llegamos a percibir la profundidad y la intensidad de tal misterio, nos damos cuenta de la necesidad y de la urgencia de amarlo por nuestra parte ‘como’ Él nos ha amado”, agrega el Santo Padre en el mensaje.

Luego de plantear los tres ámbitos en los cuales desea ver el testimonio de amor de los jóvenes, el Papa invita a “osar el amor, a no desear otra cosa que un amor fuerte y hermoso, capaz de hacer de toda la existencia una realización gozosa del don de vosotros mismos a Dios y a los hermanos”; porque “el amor es la única fuerza capaz de cambiar el corazón del hombre y de la humanidad entera, haciendo provechosas las relaciones entre hombres y mujeres, entre ricos y pobres, entre culturas y civilizaciones. De esto da testimonio la vida de los Santos”.

El Pontífice cita luego el ejemplo de la Beata Madre Teresa de Calcuta: “El único deseo de su vida se convirtió en saciar la sed de amor de Cristo no con palabras, sino con actos concretos, reconociendo el rostro desfigurado, sediento de amor, en el rostro de los más pobres entre los pobres”.

Benedicto XVI advirtió que “sólo la ayuda del Señor nos permite huir de la resignación frente a la enormidad de la tarea que hay que llevar a cabo y nos infunde el valor para realizar lo que humanamente es impensable. El contacto con el Señor en la oración nos mantiene en la humildad”.

La carta recuerda que “la Eucaristía es la gran escuela del amor. Cuando se participa en forma regular y con devoción en la Santa Misa, cuando se transcurren en compañía de Jesús eucarístico prolongadas pausas de adoración, es más fácil comprender la anchura, la longitud, la altura y la profundidad de su amor que excede a todo conocimiento (cfr. Ef 3,17-18)”.

Finalmente, el Papa recordó que la próxima Jornada Mundial de la Juventud representará una etapa importante hacia el encuentro de Sydney, cuyo tema será: "Recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y seréis mis testigos"(Hch 1,8). María, Madre de Cristo y de la Iglesia, os ayude a hacer resonar en todas partes el grito que ha cambiado el mundo: ‘¡Dios es amor!’”.

“Os acompaño con la oración y de corazón os bendigo”, concluye el Papa.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios