19 de junio de 2021 - 10:30 AM

El Papa reconoce Venerable a Robert Schuman, padre fundador de la Unión Europea

POR MIGUEL PÉREZ PICHEL | ACI Prensa

El Venerable Robert Schuman. Foto: Vatican Media
El Venerable Robert Schuman. Foto: Vatican Media

El Papa Francisco reconoció este sábado 19 de junio las virtudes heroicas del político francés y padre fundador de la Unión Europea, Robert Schuman, ejemplo de vida cristiana en el ámbito de la política y de respeto a la laicidad del Estado sin actuar nunca en contra de su conciencia y de sus principios cristianos.

Nacido el 29 de junio de 1886 en Clausen, Luxemburgo, fue educado en los valores cristianos, valores que procuró que impregnaran su vida política y que inspiraron los principios fundacionales del proceso de integración europea que dio comienzo tras la Segunda Guerra Mundial y que culminaron con la constitución de la Unión Europea.

Testigo de ambas guerras mundiales, se comprometió en la búsqueda de la concordia en los territorios disputados de Alsacia y Lorena y fue arrestado y encarcelado por la Gestapo (policía política de la Alemania nazi) del 14 de septiembre de 1940 al 12 de abril de 1941.

En la nota biográfica distribuida por la Congregación para las Causas de los Santos se destaca que el Siervo de Dios Robert Schuman “vivió la virtud de la fe como una dimensión totalizante. Adoptó la decisión de dedicarse a la política como un acto de obediencia a la voluntad de Dios”.

“La fe nutrió y sostuvo su impulso a trabajar por una Europa unida y reconciliada. La participación cotidiana en la Eucaristía, recogida y silenciosa, suscitaba maravilla y admiración en cuantos lo conocieron”.

Robert Schuman, incluso en el período de mayor compromiso político (fue ministro de Finanzas, de Asuntos Exteriores y de Justicia en el gobierno francés), “visitaba con regularidad el Santísimo Sacramento” y “el sacramento de la reconciliación”. Era un hombre “de oración personal y litúrgica, celebraba regularmente la liturgia de las Horas”.

También era asiduo “a la meditación cotidiana de la Escritura, así como de la oración del Rosario. Un aspecto particular y característico de la espiritualidad de Schuman fue su amor hacia las grandes abadías, donde trataba de refugiarse para acogerse a períodos de meditación y de oración”.

Como político, Robert Schuman era un “hombre de gobierno al servicio de un Estado laico”. Schuman “respetaba plenamente la laicidad del Estado, pero nunca aceptó actuar contra su conciencia, formada en la obediencia a los mandamientos de Dios y a la ley de la Iglesia”.

Robert Schuman realizó sus estudios en Luxemburgo, Metz y Estrasburgo. Durante sus estudios en Leyes, se inscribió en la asociación estudiantil Unitas, de la que formaban parte estudiantes católicos sobre los principios de la virtud, la ciencia y la amistad (virtus, scientia et amicitia).

En la ciudad de Metz en 1912, en sus primeros pasos como abogado, el Obispo de la diócesis, Mons. Benzler, le nombró presidente de la Federación Diocesana de Asociaciones Juveniles Católicas. Al mismo tiempo, se dedicó al apostolado con niños abandonados y delincuentes.

En 1913 participó en la organización del 60º Katholikentag, el Congreso de católicos alemanes que se celebraba en Metz.

Robert Schuman tuvo siempre una fuerte vocación europeísta. El sueño de una Europa unida surgió de su impulso, un impulso que nació al ver las terribles consecuencias de la Primera Guerra Mundial.

La contienda coincidió con sus inicios en la administración civil. La integración de la región de Lorena en Francia tras la guerra le sirvió de inspiración para el sueño europeo donde la solidaridad y la promoción de la paz entre pueblos diversos en base a lazos comunes serían los pilares sobre los que sostendría el proyecto.

Movido por ese ideal, en 1919 comienza su actividad política, que asume como misión y como forma de apostolado.

Elegido diputado de la Asamblea Francesa por Marsella, se dedicó a la integración legislativa de las regiones de Alsacia y Lorena en la estructura nacional francesa. Otro de sus puntos de acción política fue la defensa del Concordato con la Santa Sede y la defensa de la justicia social.

Sin embargo, el estallido de la Segunda Guerra Mundial frustró este primer período de acción política. Detenido y encarcelado por la Gestapo, el 12 de abril de 1941 recupera su libertad y es obligado a residir en Neustadat, en Alemania.

El 1 de agosto de ese año logró escapar a la vigilancia en su domicilio y vivió en la clandestinidad refugiándose en conventos y monasterios hasta el final de la guerra.

Tras la contienda, recuperó su actividad política y resultó elegido diputado de la Asamblea Constituyente francesa en 1945 y 1946. Después volvió a ser elegido diputado y desempeñó diferentes cargos en el gobierno francés.

De junio de 1946 a noviembre de 1947 fue ministro de Finanzas. De noviembre de 1947 a julio de 1948 fue presidente del Consejo. De julio de 1948 a enero de 1953 fe ministro de Asuntos Exteriores. Desde 1953 fue Guardián de los Sellos, referente moral del país.

En su desempeño político se esforzó en desarrollar un sistema común de crecimiento económico y social que diera respuesta a una Europa devastada por las guerras mundiales. Fue así como se comprometió con el proyecto europeo y contribuyó en la redacción de la declaración del 9 de mayo de 1950, conocida como “Declaración Schuman”, acto constitutivo del proyecto de unidad europea. Regresó al gobierno francés en 1955 como ministro de Justicia hasta 1956.

Junto al canciller alemán Konrad Adenauer, al ex presidente italiano Alcide De Gasperi y al político francés y primer presidente de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (primera de las Comunidades europeas), Jean Monnet, elaboraron el Tratado de Roma constitutivo de la Comunidad Económica Europea.

El Tratado se firmó el 25 de marzo de 1957 en la Colina Capitolina por Francia, Alemania Occidental, Italia, Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo.

Por ello, Schuman, Adenauer, De Gasperi y Monnet están considerados los cuatro padres fundadores de la Unión Europea.

El 19 de marzo de 1958 Schuman resultó electo como primer presidente del Parlamento Europeo recién constituido.

Afectado por una grave esclerosis cerebral desde 1959, falleció en Scy-Chazelles, Francia el 4 de septiembre de 1963.

Etiquetas: Vaticano, Unión Europea, Papa Francisco, Congregación para las Causas de los Santos

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios